Los camperos de Pipiral en Villavicencio reanudan actividades

Tras realizar una minuciosa inspección, la Secretaría de Movilidad de Villavicencio, informó que los tradicionales vehículos tipo campero, cumplen con los protocolos de bioseguridad requeridos para prevenir contagios por Covid-19 durante el transporte de pasajeros.

Es así que 11 de los 19 vehículos tipo campero pertenecientes a la Asociación de Transportadores de Buenavista, Servitá y Pipiral – Atrabusep, que cubren la ruta Villavicencio – Buenavista – Pipiral iniciaron el pasado sábado 23 de mayo, sus operaciones nuevamente.

Según la entidad, los ocho vehículos restantes se encuentran en el proceso de adecuación, la cual exige la instalación de barreras protectoras que separen a los pasajeros y al conductor, así como también la ubicación de gel antibacterial como medidas de prevención contra la epidemia.

Este servicio de transporte, se prestará con el 50 por ciento de su capacidad, es decir, con cinco pasajeros, tal como lo exige el Gobierno Nacional dentro de los protocolos de bioseguridad que se deben implementar en este tipo de vehículos. Los camperos operarán desde las 5:00 de la mañana hasta 7:00 de la noche.

El pasado 30 de abril, el personal de este sector de transporte en la vereda Buenavista, se manifestó debido a las dificultades económicas por las que estaba pasando debido al cese de actividades laborales, pues muchas familias dependen del trabajo de los conductores de estos vehículos. Después, el gremio solicitó la reapertura del servicio en la parte norte de la ciudad. Es así que la reanudación de este servicio fue puesto a consideración de la Alcaldía Municipal, analizando el protocolo de bioseguridad propuesto.

Desde hace más de 40 años, estos tradicionales vehículos recorren las vías del Meta. Sin embargo, muchos antes, en la década de los cincuenta, comenzaron a llegar a Colombia estos autos conocidos como Willys, los cuales fueron inicialmente populares en el Eje Cafetero.

Luego, este vehículo tomó gran fama en todo el país gracias a su utilidad durante la guerra, al tener la característica 4×4, es decir, todoterreno. Tiempo después fueron bautizados como “camperos”, debido a su adaptabilidad para el trabajo rudo en el campo.

Debido al aporte cultural, social y económico brindado durante décadas por los camperos al departamento, la Gobernación del Meta los declaró como patrimonio económico, turístico y de interés cultural en la región

Más Populares

¡Conócenos!

Somos una Agencia, y el medio para impulsar la transformación a través de la comunicación.