La estigmatización para Juan Guillermo Zuluaga

El pasado 17 de febrero, el Gobernador del Meta participó en la Audiencia Defensorial sobre los Derechos Humanos del Campesinado en Áreas de especial interés ambiental, realizada en Villavicencio. En su discurso, abordó diversos temas que recogen algunas de las preocupaciones que tenemos aquellos que vivimos en el Meta. Sin embargo, buena parte de su intervención estuvo dedicada a la estigmatización. Asumo que la decisión de referirse a este tema tan delicado, estuvo motivada en las intervenciones de los y las voceras de las comunidades campesinas, quienes, de manera pública, y en la misma audiencia, manifestaron que la estigmatización ha sido una de las principales problemáticas que han debido enfrentar en los últimos años a la hora de ejercer su derecho legítimo a defender los derechos humanos.

Es de reconocer el coraje del Gobernador para, finalmente, después de tantos meses y de las múltiples reclamaciones de las organizaciones defensoras de derechos humanos por los cuestionamientos a su labor, se haya decidido a hablar públicamente del asunto. Asunto que, entre otras, fue una de las causas, para que varios defensores y defensoras renunciaran al Consejo Departamental de Paz en octubre de 2020. Asunto que también motivó la presentación de una queja ante la Procuraduría en contra de Juan Guillermo Zuluaga y varios de los altos mandos militares de la región por los señalamientos que hicieron en contra de defensores y defensoras de DDHH entre 2020 y 2021.

Luego de escucharlo atentamente, concluí, con certeza, que nuestro Gobernador, primera autoridad del Meta, no conoce el significado de la palabra estigmatización. Y, por tanto, también ignora las consecuencias de lo que ello significa en materia de derechos humanos y los costos en vidas humanas que este factor de persistencia del conflicto armado ha cobrado, en las largas décadas de confrontación en el territorio del Meta, como lo evidenció la Comisión de la verdad (2022, p 57) en su informe final.[[1]]

Con el ánimo de ayudar a nuestro Gobernador, quiero informarle que, de acuerdo con el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, estigmatizar es: “1. Marcar a alguien con hierro candente; 2) imprimir milagrosamente a alguien las llagas de Cristo; y 3. Afrentar, infamar”.

Ahora bien, en el marco de los derechos humanos quiero informarle al Gobernador que la estigmatización, según la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos es una de las limitaciones y violaciones comunes a la obligación que tiene el Estado de Proteger a Defensores y Defensoras. Dicha violación a los derechos humanos consiste en la “caracterización de los defensores y defensoras de los derechos humanos como “terroristas”, “enemigos del Estado” o “adversarios políticos” por parte de las autoridades estatales (…) comúnmente se utiliza para deslegitimar el trabajo de las y los defensores y aumentar su vulnerabilidad”. Además de ello, esto incluye “las acusaciones de ser el frente de movimientos guerrilleros, terroristas, extremistas políticos (…)”[[2]].

Este tipo de señalamientos, como lo indicó la Relatora de las Naciones Unidas “contribuye a la percepción de que los defensores y defensoras son blancos legítimos para abusos por parte de actores estatales y no estatales” (A/HRC/13/22)[[3]].

En Colombia, la Procuraduría General de la Nación expidió la directiva 002 de 2017, en cuyo artículo 2º exhortó a las y los funcionarios públicos para que, respeten y garanticen los derechos que asisten a las personas y organizaciones que defienden los derechos humanos y señaló que “los servidores públicos deberán abstenerse de realizar conductas que los deslegitimen, descalifiquen, hostiguen o inciten al hostigamiento o estigmaticen su labor”.

Con estas referencias básicas, espero que nuestro Gobernador, comprenda que la estigmatización NO es que al Gobierno le vaya mal, como tampoco lo son los atentados de los que ha sido víctima, tal y como lo mencionó el pasado viernes en el teatro La Vorágine. Por su puesto, que las acciones en contra de su vida e integridad son acciones reprochables, que generan indignación, porque nadie en este país debería ser amenazado o ser blanco de atentados contra su vida; pero se enmarcan en otras categorías del Derecho Internacional de los Derechos Humanos e incluso, del Derecho Internacional Humanitario.

Son muchos los desafíos que en materia de derechos humanos tiene este departamento. Y son aún más grandes cuando la primera autoridad del departamento, no se asume como tal y se dedica a hacer denuncias públicas ante las autoridades. Surgen, entonces preguntas como las siguientes: ¿cuál es su rol como Gobernador? ¿Acaso, no es la primera autoridad polito administrativa del Meta? ¿Acaso no es su obligación respetar, garantizar y promover los derechos humanos de aquellos y aquellas que con esmero y dedicación se dedican a defender los derechos humanos?

Si desde las instancias estatales locales no hay claridad frente temas básicos como estos, nos enfrentamos a continuar recorriendo los caminos inseguros y peligrosos, que han costado y siguen costando la vida de los hombres y mujeres que con valentía han asumido la labor de defender los derechos humanos.

Para intentar romper con esa tradición dejo a continuación dos herramientas claves para que el Gobernador y su equipo se enteren de las obligaciones que, como representantes del Estado, tienen para con los y las defensoras de derechos humanos:

1.       El informe de la Sra. Margaret Sekaggya, Relatora Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos. 

https://documents-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/G10/100/15/PDF/G1010015.pdf?OpenElement

2.      La Declaración de las Naciones Unidas sobre los Defensores y Defensoras de Derechos Humanos. https://www.ohchr.org/sites/default/files/Documents/Issues/Defenders/Declaration/declaration_sp.pdf

 [1] Comisión de la Verdad. Hay Futuro si Hay Verdad. Informe Final. Hallazgos y Recomendaciones.
[2] Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos. “Comentario a la Declaración sobre el derecho y el deber de los individuos, los grupos y las instituciones de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales universalmente reconocidos” p. 27.

https://acnudh.org/load/2011/07/HRDCommentarySpanishVersion.pdf [3] https://documents-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/G10/100/15/PDF/G1010015.pdf?OpenElement

Por: Jiyobaim Quiroga Serna

Fotografía de portada a partir del medio Portafolio

*Opinión y responsabilidad del autor de la columna, mas no de El Cuarto Mosquetero, medio de comunicación alternativo y popular que se propone servir a las comunidades y movimientos sociales en el Meta y Colombia.

 

Más Populares

¡Conócenos!

Somos una Agencia, y el medio para impulsar la transformación a través de la comunicación.

Solo los administradores pueden añadir usuarios.