En tiempos de emergencia sanitaria esta compañía familiar le apuesta al bienestar de los llaneros

Riaño Ramírez SAS es una empresa familiar y 100% llanera, que nace en enero del 2014, y que en años anteriores se conocía como Fumimeta, fue el legado y herencia que el señor Leonel Hernán Riaño dejó a sus hijos, Mauricio, Natalia y a su esposa Alvenis Ramírez, quienes con amor y dedicación la han hecho crecer, y con la que están apostando grandemente a la innovación, al uso y creación de productos ecológicos, realizando alianzas comerciales a nivel nacional dedicadas al desarrollo de virucidas, como el RSE 19, que tiene una acción residual de hasta 72 horas. Este puede usarse sobre cualquier superficie, que al tener contacto con algún elemento contaminado neutraliza el virus y al no ser tóxico para la salud, puede ser adquirido por las familias para uso doméstico.

En este tiempo de cuarentena, Riaño Ramirez SAS, ha sentido la responsabilidad de contribuir a su región y a su comunidad, con el uso de su último producto de control de virus mencionado anteriormente, “en algunos hogares de villavicencio como iniciativa de la compañía para el cuidado de los demás; estamos haciendo algunas jornadas de fumigación, totalmente gratuitas con el fin de que no se vayan a disparar los índices de dengue hemorrágico y así no les podamos quitar tiempo a los médicos que van a estar encargados del covid 19”, señala Mauricio Riaño, gerente comercial de la empresa.

Además de manejar la empresa, Mauricio y Natalia son muy unidos y el trabajo en equipo junto a su madre y sus colaboradores los convierten en una gran familia, que entiende las necesidades de los metenses y busca la forma de brindar un mejor servicio poniendo como pilares la salud personal y del medio ambiente; es por esto que crearon cinco líneas de negocio en bienestar integral, con las cuales contribuyen a la empresa a través de los conocimientos adquiridos en sus estudios como métodos de Bioseguridad y la Geometría sagrada, con las cuales desean aportar desde su labor a su territorio.

Estas líneas de negocio son; ingeniería contra incendios y seguridad industrial, que apunta a todo el tema relacionado con elementos de protección personal y protección de la vida humana a través de diseños de sistemas contra incendios, mismos productos que usaron de manera gratuita para ayudar a apagar ellos mismos los incendios que se generaron por la ola invernal en Villavicencio.

La línea de saneamiento tiene que ver con manejo integrado de plagas para la industria, desinfecciones a nivel industrial, hospitalaria, alimentaria, lavados de fachadas, instalacion de lineas de vida de puntos de anclaje, “es la que hace todo lo que venía manejando mi papá, solo que ahora de una forma más profesional y más tecnificada” menciona Mauricio.

Precisamente, tras un llamado de Mercados Campesinos para contratar sus servicios, estos fueron al lugar, realizaron toda la desinfección y cuando los usuarios pidieron la cuenta, Mauricio les manifestó que no tenía ningún costo, ya que conocían el esfuerzo que estaban haciendo las y los campesinos agremiados para re inventarse en épocas de cuarentena y así tener como subsistir, en agradecimiento, la organización realizó un reconocimiento en sus redes sociales por tan importante aporte.

Por otro lado, intentando equilibrar los saberes de los hermanos Riaño, hay una línea llamada Bienestar personal y del hogar, que consiste en terapias energéticas para alineación de chacras y reestructuración del adn a nivel general e integración de códigos de luz; la división de bienestar animal, de igual manera recurre al mundo de las energías sutiles, para liberar emociones atrapadas de los animales y lograr su sanación mediante el tratamiento energético. La línea agroforestal holística, que a través de las energías sutiles e incrustaciones de geometría sagrada identifica lo que necesita cada terreno para mejorar su productividad, “se hizo un proceso con plantas de caucho que tenían una plaga de gusanos, con la que el dueño de la finca aseguraba que no iban a tener producción lo que queda del año, y con una sola terapia energética se logró restaurar el equilibrio y la armonía a nivel biológico, físico-químico y tuvo resultados mágicos” recuerda Natalia Riaño.

Los hermanos concluyen con la frase “‘El viento habita sobre el lago y mueve la superficie del agua, de esta forma se manifiestan efectos visibles de lo invisible’ I Ching” y hacen la invitación para intentar gestionar mejor nuestras emociones, conocer las leyes del universo, la Ley de la atracción y cambiar la perspectiva de las situaciones que nos rodean, para beneficio propio, pues aseguran que “lo esencial es invisible a los ojos”.