El contagio masivo en la cárcel de Villavicencio pudo iniciar en el Hospital Departamental

Hace algunas semanas, en la cárcel de Villavicencio existía un brote de gripa con síntomas similares a lo que hoy conocemos como covid-19, lo que inevitablemente terminaba en neumonía en algunos adultos mayores que al agravarse tenían que ser trasladados al Hospital Departamental, que fue donde finalmente contrajeron la enfermedad, según fuentes de El Cuarto Mosquetero.

Todo empezó con el caso 0, un adulto mayor de 63 años, que había sido internado por problemas de salud asociados a hipertensión arterial, enfermedad cardiaca y tabaquismo en el Hospital Departamental –pero según personal médico que trabajaba en la cárcel de Villavicencio, con quien nos comunicamos, el señor tenía una neumonía agravada- luego fue dado de alta, regresó al plantel penitenciario, pero como le había sido concedida la libertad el 1 de abril después de haber pagado alrededor de seis años. Sin embargo, cuatro días después su estado de salud se agravó, por lo que fue llevado al Hospital Departamental donde finalmente falleció el 7 de abril. Sin saber que había contraído el virus, ya que solo hasta cinco días después llegó su prueba con resultado positivo, pero además sin sospechar que en su primera visita al centro hospitalario había compartido habitación -y la ruta de atención- con la primer paciente que murió por covid-19 en Villavicencio.

Pero solo bastó un día en la enfermería del INPEC para contagiar a otros dos internos que se encontraban allí por brotes de gripa –que como nos comentó la profesional, es muy común que se transformen en neumonía, por su edad avanzada y las condiciones propias de la cárcel-. Además, para la fecha se hablaba que el paciente 0 había tenido contacto con aproximadamente 30 personas.

Es así como al día siguiente se conoce que el paciente que llamaremos 01, un adulto mayor con sintomatología similar, también fallece en el Hospital Departamental cuando había sido trasladado de urgencias. Por añadidura, se advierte que el paciente 02, estaba internado, aparentemente “estable”, sin embargo, el 16 de abril éste último, a sus 67 años también fallece.

Para el 14 de abril el Ministerio de Salud confirmó 15 nuevos contagios, 12 de ellos de internos compañeros de los tres primeros casos, dos guardias del INPEC y un administrativo. Es éste día cuando además se podría descartar que el virus hubiera entrado por integrantes del INPEC como aseguraron algunos internos de la Cárcel de Villavicencio a El Cuarto Mosquetero o a medios como Cuestión Pública, ya que éstos empiezan a arrojar resultados positivos después del contagio del paciente 0, y a pesar de que quedarse dentro del centro penitenciario representa para ellos habitar en hacinamiento con sus mismos compañeros, decidieron hacerlo para salvaguardar la vida de sus familiares y de los mismos internos, sin embargo, funcionarios de la entidad manifestaron a El Cuarto Mosquetero, que desean que tanto la Gobernación como la Alcaldía tomen conciencia, y les permitan aislarse en un hotel, en donde puedan estar menos personas por habitación, y con mayores garantías de vida digna.

Manifestó que aunque a la fecha las autoridades competentes no han querido hacer público que la propagación masiva en la cárcel de Villavicencio inició en el Hospital Departamental, el viacrucis para ellos empezó cuando decidieron llevar el paciente 0 al centro hospitalario

Al preguntarle al Distinguido Ramírez, funcionario del INPEC sobre la posibilidad que el contagio hubiera iniciado mediante visitas como algunos internos también manifestaron a medios de comunicación, aclaró que es poco probable que el virus hubiera entrado por medio de visitas, ya que el 6 de marzo cuando se conoció del primer contagio de covid-19 en Colombia, se prohibieron las visitas en todos los centros penitenciarios del país. Además, durante los primeros 14 días, ni los internos ni mucho menos los guardianes, presentaron sintomatología específica de la enfermedad.

Hasta ayer 19 de abril se conocía que hay 13 internos contagiados, 12 dragoneantes. 1 auxiliar de servicio militar y 1 del personal administrativo. Además, una enfermera jefe que trabajaba en las instalaciones, también dio positivo al virus.

Por ello, desde El Cuarto Mosquetero nos comunicamos con otra profesional de la salud quien se encuentra aislada por haber estado en contacto con los contagiados tanto internos como de la planta profesional, y manifestó que aunque a la fecha las autoridades competentes no han querido hacer público que la propagación masiva en la cárcel de Villavicencio inició en el Hospital Departamental, el viacrucis para ellos empezó cuando decidieron llevar el paciente 0 al centro hospitalario y como no tenían elementos de seguridad, ni ellos como profesionales –ya que manifiesta usaban tapabocas normales, ni siquiera el N-95- ni los funcionarios del INPEC tanto guardianes como administrativos, ni mucho menos los presos, estaban preparados para evitar el contagio y la propagación del covid-19.

Además, después de los resultados positivos de los tres primeros contagiados, empezaron a aislar a todos los que llegaban a la enfermería con síntomas similares o iguales a los del covid-19, en uno de los pabellones que utilizaban las reclusas antes de la caída del muro, pero que para Ramírez, no es suficiente, ya que sigue siendo una distancia mínima con los demás patios, además que el hacinamiento en que se encuentran, hace difícil evitar la propagación del virus y el saber a ciencia cierta cuántos casos de covid-19 hay en la prisión.

Así mismo, ante la evidente posibilidad que el virus haya llegado al centro penitenciario desde el Hospital Departamental, manifestó su preocupación, ya que todas las urgencias continúan direccionándolas a la entidad, y le preocupa que algún interno no solo corra el riesgo de contagiarse dentro del centro carcelario, sino también en el Hospital, en donde profesionales de la salud que trabajan en la entidad, han manifestado a El Cuarto Mosquetero que han empezado a sentir síntomas y deben aislarse, lo que genera un gran cuestionamiento: ¿Cuál es la situación real de contagio en el Hospital Departamental de Villavicencio?

La profesional de la salud finalizó compartiéndonos su preocupación por la posible excarcelación de 100 internos, ya que es imperante que primero se realicen pruebas masivas de covid-19, para que así cuando los beneficiados se vayan a sus casas durante seis meses a cumplir prisión domiciliaria, no vayan a contagiar ni a sus familias ni a sus vecinos.

Argumento que respaldan los mandatarios del departamento –tanto Alcalde como Gobernador se han manifestado al respecto- ya que, si tan solo se teme que 50 ex presidiarios que fueron dejados en libertad y de los que no se tiene conocimiento de su ubicación exacta, puedan estar infectados y propagando el virus, cómo sería un número más grande en libertad sin saber su estado real de contagio. No olvidemos además, que tres internos que se vieron inmersos en problemas de convivencia durante la pasada protesta donde estaban solicitando acciones inmediatas para evitar que el virus entrara a la cárcel, dos de ellos fueron trasladados a la Picota y uno a las Heliconias en Caquetá; los tres resultaron positivos al covid-19, de manera que en total tres cárceles estarían en máxima emergencia por la llegada del virus, con casos directamente relacionados con Villavicencio.

Más Populares

¡Conócenos!

Somos una Agencia, y el medio para impulsar la transformación a través de la comunicación.