Hoy, hace 30 años, la Organización Mundial de la Salud, eliminó de sus manuales de enfermedades mentales, la homosexualidad, dejando además, de considerarse una patología. En conmemoración a este suceso, se instauró el 17 de mayo como el Día Internacional contra la homofobia y la transfobia, conocido internacionalmente con las iniciales I.D.A.H.O.T. (International Day Against Homophobia, Transphobia and Biphobia). En 2015, se incluyó la bifobia en la campaña que busca concienciar sobre la no discriminación de las personas por su orientación sexual o identidad de género.

En 2004 se planteó la idea de crear este día conmemorativo, y tras un año de campaña, se celebró por primera vez en 2005, con actividades que incluyeron acciones militantes LGBT en países como la República Democrática del Congo, China o Bulgaria. El día es coordinado mundialmente por el Comité IDAHO, con sede en París, fundado por el académico Louis-Georges Tin.

Aunque en Colombia, la comunidad LGBT, ha tenido grandes avances dentro de los marcos legales, como la aprobación del matrimonio a parejas del mismo sexo, el tema de discriminación aún presenta cifras alarmantes, ya que siguen siendo asesinadas y amenazadas por tener una orientación sexual y/o identidad de género que es percibida como diferente.

Esta percepción está basado en una construcción social prejuiciosa, que de alguna u otra manera, permite que muchos de los crímenes cometidos contra miembros de la comunidad LGBT, queden en la impunidad.

La investigación de Colombia Diversa, Caribe Afirmativo y Santa María Fundación, “Cuerpos excluidos, rostros de impunidad”, señala que se reportaron 110 personas personas LGBT asesinadas en el 2015. Como si fuera poco, por lo menos para el 39% de esos casos existen pruebas suficientes de que el motivo de la violencia fue la orientación sexual o la identidad de género de las víctimas.

Estos datos reflejan que a pesar de las sentencias que han sido impuestas a favor de esta comunidad en Colombia, el reto más grande, es frente a la concientización y aceptación de las personas LGBT dentro de nuestra sociedad, pues los prejuicios siguen siendo mortales.

Por este motivo, cada 17 de mayo, distintos organizaciones en Colombia y a nivel mundial se organizan y se manifiestan contra la discriminación, haciendo un llamado a la unión, para seguir creando procesos de resistencia frente las políticas heteronormativas del sistema patriarcal. Aunque este año, por la pandemia, esta comunidad no ha podido alzar su voz en las calles, diferentes colectivos, realizaron campañas y conversatorios de manera virtual, como por ejemplo, Colombia Diversa, la cual habló sobre la manera en la que la violencia sexual y el prejuicio se unieron para castigar a lesbianas, gays, bisexuales y personas trans en el conflicto armado colombiano y/o durante el confinamiento.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.