Denuncian sobrecarga laboral para docentes y otras irregularidades en la Universidad de los Llanos

La Universidad de los Llanos atiende a 6.000 estudiantes los cuales no recibieron clase en sus primeros días del semestre debido a la declaración de asamblea permanente por parte del cuerpo docente, como consecuencia de una crisis de contratación que está generando grandes cargas labores para los profesores de planta.

Jorge Pachón, representante de los y las profesoras ante el Consejo Superior, manifestó que la crisis estalló porque el Consejo dio la orden de no realizar más contrataciones debido a que se estarían realizando cambios en la normatividad este año, aunque la problemática existe desde 2009 porque no hay suficientes profesores de planta.

Fotografía: Jérrika Aguilar Velásquez

No hay docentes para tantos estudiantes

Teniendo en cuenta que la Universidad de los Llanos es la única institución pública que ofrece programas de educación superior en toda la región de la Orinoquía, el número de estudiantes viene creciendo desde 2010, según lo explicó la profesora, María del Carmen. Hace 14 años la universidad tenía 11 programas y 3.000 estudiantes, para entonces había 208 docentes de planta, en 2023 tienen 21 programas y 6.000 estudiantes con el mismo número de educadores y educadoras, es decir que, se duplicó el número de alumnos y las ofertas académicas, pero no se realizan nuevas contrataciones, generando una brecha y carga académica difícil de manejar por parte del cuerpo académico.

Un ejemplo de esta problemática es el caso que expone Wilson Giraldo Pérez, representante académico en la universidad de los Llanos, quien mencionó que la facultad de Ciencias Económicas en la actualidad funciona con 38 docentes contratados, cuando se supone que la facultad debe contar con 89 docentes para completar la planta necesaria para atender a la población estudiantil, teniendo así un déficit de 51 docentes. La misma situación la enfrentan las facultades de Ciencias de la Salud, Ciencias de la Educación e Ingeniería.

En cuanto a la contratación, el Concejo Académico y las y los representantes ante el Consejo Superior requieren que se realicen nuevos vínculos laborales con docentes que sean de planta, es decir, profesores y profesoras fijos que puedan cumplir con las funciones misionales que corresponden a horas académicas, tutorías a proyectos de grado, de investigación y movilidad social, puesto que en la actualidad hay contrataciones de 400 docentes en modalidad de catedra, es decir, son docentes que solo dictan algunas horas de clase, pero que no realizan ninguna de las labores que la universidad estaría recargando a las y los pocos docentes fijos o de tiempo completo.

Según dictamina el Ministerio de Educación a nivel nacional, las universidades deben tener contrataciones de docentes de un 60 a un 70% de planta, pero según lo explicaron los y las representantes en la Universidad de los Llanos, esta cifra es invertida, ya que el 63% corresponde a docentes contratados por hora y solo el 27% es de planta, lo que dificulta los procesos académicos.

Ante esta situación, el rector de la Universidad de los Llanos Charles Robin Arosa dialogó con El Cuarto Mosquetero y explicó que, en primer lugar, la crisis de profesores es estructural y es una pelea que todas las universidades públicas estarían enfrentando ante el gobierno. Además, asegura que en este momento la institución tiene las y los docentes cubiertos para todos los programas, aunque algunos están por culminar contrataciones. Ahora bien, aseguró que están trabajando en estrategias para lograr mayores contrataciones de docentes de planta que es donde existe el déficit.

Fotografía: Jérrika Aguilar Velásquez

Del caso también se conoció que la universidad habría realizado una convocatoria el año pasado en el mes diciembre para 34 docentes de los cuales 23 fueron seleccionados, pero su contratación se daría solo hasta el mes de agosto del presente año, un alivio lejano que no soluciona la problemática. Frente a lo mencionado el rector declaró que esto sucede debido a que los procesos de revisión documental tardan cerca de dos meses, adicional a esto, las y los maestros tienen un mes para responder a la asignación, en este sentido se adelantará en el mes de agosto con el propósito de que inicien los y las profesoras contratadas desde el principio del segundo semestre y no que ingresen a mitad del primero ya que esto generaría un desorden en el proceso educativo.

Las problemáticas que aquejan a los y las estudiantes

Cristian Orlando Suárez representante del estudiantado, expuso que en el claustro existen cuatro problemáticas que están afectando el proceso educativo. La primera de ellas corresponde al comedor de la universidad, ya que en la actualidad en la sede de Barcelona sólo se están entregando 800 raciones y en la sede San Antonio ubicada en el barrio Barzal de Villavicencio 300, lo que consideran precario ya que hay 3.500 estudiantes en la sede Barzal, un gran número para las pocas raciones que entrega el comedor, además de esto en la sede San Antonio el servicio se encuentra a cargo de un restaurante ya que la planta física no cuenta con el espacio para el comedor, para esto piden que la universidad termine negociaciones con la Gobernación del Meta en donde se permutaría la antigua sede del ICBF que colinda con la universidad por el terreno que tiene la Unillanos que se encuentra cerca a la sede de Sanitas.

El segundo problema corresponde a la ausencia de rutas para los y las  estudiantes de la sede de Granada, situación que es compleja porque la sede está ubicada a dos kilómetros de la zona urbana de dicho municipio, lo que dificulta la asistencia de las y los estudiantes a clase, teniendo en cuenta que la mayoría pertenece a estratos socioeconómicos 1 y 2. Otra dificultad que enfrentan es la retención de estudiantes en la universidad, es decir, alumnas y alumnos que no se pueden graduar en los tiempos establecidos por falta de tutores que asesoren trabajos de grado, lo que atrasa el proyecto de vida de los futuros egresados y egresadas.

Fotografía: Jérrika Aguilar Velásquez

Ante lo anterior, Arosa aclaró que les ha pedido a los directores de las áreas de internacionalización y bienestar que le indiquen cuáles de los programas necesitan o requieren una adición presupuestal para cumplir de manera correcta con los servicios. Además añadió que, “todos los estudiantes que requieren un director lo tienen, la retención es por asuntos curriculares, en 2005 sí teníamos una retención impresionante, en la actualidad tenemos una retención igual a la de todas las universidades públicas y por temas curriculares, no por falta de docentes”.

Entre los motivos de la manifestación que se llevó a cabo el día 15 de marzo y que vayan a adelantar el 22 del mismo de marzo una asamblea general de estudiantes, además de lo anteriormente mencionado, también está el presunto recorte presupuestal de 1.100 millones que no habría sido socializada con las y los alumnos y que estaría afectando especialmente el área de Bienestar Universitario.

No obstante, Arosa mencionó que no se hicieron recortes sino ajustes presupuestales, “El recorte no fue un recorte sino un ajuste teniendo en cuenta que los requerimientos presupuestales estaban siendo menores a los recursos que se estaban entregando, un ejemplo de ese acomodo es que antes habían nueve estudiantes sordos quienes tenían cada uno un intérprete, pero en este periodo solo quedan cinco de esos nueve estudiantes razón por la cual la contratación disminuye y entonces se ajusta el presupuesto”.

Por ahora las mesas de trabajo concertadas por los y las docentes y la universidad, tomaron la decisión de retomar las clases, pero en estado de asamblea, es decir, que continuarán los diálogos y discusiones alrededor de las estrategias que se deben implementar para superar la crisis de contratación de profesionales, pero realizan sus funciones con normalidad. Así mismo, se espera qué decisión tomará la población estudiantil durante dicha asamblea en garantía de los derechos que consideran vulnerados.

Escrito por: Jérrika Aguilar Velásquez

Más Populares

¡Conócenos!

Somos una Agencia, y el medio para impulsar la transformación a través de la comunicación.