En las últimas horas se registró una conexión fraudulenta en la línea de aducción de Caño Grande en el sector de Playa Rica, donde personas inescrupulosas alteraron uno de los tubos de dicha línea de aducción con el fin de abastecerse de agua potable de manera ilegal.

Tras este hecho, la Comuna Ocho se vio afectada por las fallas ocasionadas en la prestación del servicio de agua potable por las alteraciones realizadas en la tubería, dejando a los habitantes de Catumare, San Carlos y Montecarlos, entre otros, con intermitencia en el servicio durante la reparación e intervención a esta línea de aducción.

“Le hacemos un llamado a la comunidad a que no manipulen las redes de acueducto o de lo contrario denuncien a quienes lo haga”. Indicó Nicolas Rodríguez, ingeniero de la gerencia técnica.

Estas acciones ilegales roban la tranquilidad y el agua de las comunidades de la ciudad, para mitigar las reacciones adversas, los operarios de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de la ciudad de Villavicencio se encuentran trabajando en el sector para garantizar la continuidad en el servicio de agua potable.