Los prisioneros y prisioneras que se encuentran recluidos en diferentes cárceles del país, se unieron para manifestarse a través de un cacerolazo, este 24 de agosto. Las y los reclusos estarán acompañados/as por familiares y ciudadanos/as que, mostrando solidaridad, saldrán a las calles a exigir garantías de bienestar para esta población en medio de la pandemia del covid-19.

Sus peticiones en el marco de la pandemia, son generar una mesa de concertación de carácter nacional que incluya: organizaciones de derechos humanos, asociaciones de abogados, academia población privada de la libertad y sus familiares. También exigieron presencia de instituciones estatales como: el Consejo Superior de la Judicatura, el Ministerio de Justicia, la Fiscalía, la Procuraduría, la Contraloría y la Defensoría.

También pidieron que se discuta el replanteamiento del régimen de exclusiones presentes en el parágrafo 6 del Decreto 546 de 2020, y la inclusión medidas de excarcelación humanitaria, como: Rebaja generalizada de las penas en un 50%, libertad inmediata a las personas sindicadas, cambio de medida a los mayores de 60 años y con enfermedades crónicas, cambio de medida para las personas que han cumplido más de las tres quintas (3/5) parte de su condena indistintamente del delito, así como para todas las madres lactantes y cabezas  de familia; y generar espacios para analizar las interpretaciones restrictivas de las y los jueces al momento de conceder subrogados y derechos, así como las medidas del Decreto 546/2000.

En el área de salud, las y los presos exigieron reforzar la alimentación de las personas privadas de la libertad, aumentando la carga nutricional de la dieta, de acuerdo con las necesidades especiales del momento y teniendo en cuenta las patologías que requieren una atención especial.

Asimismo, solicitaron garantizar la instalación y funcionamiento permanente de puestos de desinfección (al menos uno por patio) de cada establecimiento y centro transitorio de reclusión del país; dotar con tapabocas, gel antibacterial e implementos de aseo de uso personal a todas las privadas de la libertad; suministrar implementos para el aseo general de los patios, como: cloro, creolina, jabón en polvo; disponibilidad de agua potable las 24 horas del día, realizar testeo-prueba a todas las personas privadas de la libertad, entre otros.

En materia de resocialización o garantías para la integración social, esta población solicita asegurar el acercamiento familiar y el fortalecimiento de las redes de apoyo de las y los detenidos, lo cual, en tiempos de pandemia, implica:

  1. Implementar el acceso a medios tecnológicos como teléfonos celulares, computadores, salas virtuales, entre otros, que garanticen la comunicación familiar en condiciones de privacidad y en el tiempo suficiente para ello.
  2. Expedir un régimen de excepción que autorice el uso de teléfonos celulares y datos por parte de la población privada de la libertad.
  3. Reducir en un 50% la tarifa de las llamadas en los teléfonos públicos.

A continuación, podrá ver los horarios de algunas de las protestas en diferentes puntos del país:

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.