Un agente de tránsito tiene la autoridad para regular la circulación vehicular y peatonal y vigilar, controlar e intervenir en el cumplimiento de las normas de tránsito y transporte en cada uno de los entes territoriales. No obstante, muchos de estos funcionarios han venido creando una fama con base en actos irregulares que afectan a las y los ciudadanos. 

Los casos generalmente se dan por imposición de comparendos por parte de los agentes de manera injusta cobrando más de lo que realmente cuesta la multa, o por acceder a sobornos ofrecidos por usuarios que no cuentan con sus documentos al día o que han cometido alguna infracción. Esto ha generado que sean percibidos de forma generalizada, como funcionarios indeseados, a pesar de que existen quienes tienen un comportamiento intachable. 

En el país, son varios los hechos en los que agentes de tránsito han sido destituidos e inhabilitados para ejercer cargos públicos por un término mayor a 10 años, por haber incurrido en este tipo de acciones. 

De hecho, en Villavicencio, el alcalde Felipe Harman, informó este jueves que un agente de tránsito fue sancionado por 12 años. “Miren, sabemos muy bien que hay muchísimos agentes de tránsito honrados que hacen su trabajo con el mayor de los compromisos públicos, pero también sabemos que hay un par de personajes que usan su puesto para ponérselo de ruana y abusar de los ciudadanos”, aseveró el mandatario. 

Asimismo, Harman señaló que no habrá más alcahuetería y que seguirá trabajando para que estos procesos avancen significativamente con el fin de que no se sigan presentado este tipo de atropellos contra la ciudadanía. También recomendó a las y los villavicenses, tener compromiso con las autoridades que están ejerciendo en el marco de sus funciones. “Así como nosotros hemos protegido que no se violen los derechos de los ciudadanos, dándole diligencia a sus quejas en materia personal, también decimos, que hoy, lo que estamos haciendo, extremando los controles, particularmente en temas de movilidad, es precisamente para la seguridad de las personas usuarias de moto, que son las primeras víctimas de estos raponeros que se esconden detrás de sus motos para cometer delitos”, afirmó. 

Entre tanto, el jefe de la oficina de Control Interno Disciplinario, Fernando Pérez Rodríguez, aseguró a Vive el Meta, que el 40% de la carga laboral de esa entidad corresponde a quejas y denuncias contra funcionarios de la Secretaría de Movilidad.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.