El pedagogo Paulo Reglus Neves Freire nació el 19 de septiembre de 1921 en Recife en la provincia de Pernambuco en Brasil. Creció en una familia de clase media en medio de un ambiente pobre para convertirse es uno de los referentes de la educación y teóricos más destacados del siglo XX.

 

En 1943 ingresó a la Universidad de Recife donde realizó estudios de Derecho, Filosofía y Psicología del Lenguaje. En 1944 contrajo matrimonio con la docente de primaria Elza Maia Costa de Oliveira con quien tuvo cinco hijos. 

 

En la década de los 60 junto a Helder Cámara, un obispo, estableció los cimientos de su pensamiento con el ‘Movimiento de Educación de base’. En su trabajo pedagógico promovió el humanismo y la integración de las personas con la realidad del país, entendió la educación como una herramienta de libertad del ser a través del desarrollo de la conciencia crítica. 

 

“Es necesario desarrollar una pedagogía de la pregunta. Siempre estamos escuchando una pedagogía de la respuesta. Los profesores contestan a preguntas que los alumnos no han hecho”.

 

En su método propuso que la educación fuese un estímulo para transformar la realidad donde el diálogo tuviera el protagonismo y empleó el estudio del contexto donde extrajo el vocabulario con carga emocional, la curiosidad jugaba un rol fundamental en el aprendizaje. Expuso la importancia de recrear sesiones con los estudiantes donde se motivara a debatir sobre las problemáticas que atravesaba la sociedad.

 

En 1964 fue detenido con la llegada del general Humberto Castelo Branco al poder, abandonó el país y se radicó de forma temporal en Bolivia, posteriormente se trasladó a Chile donde ejerció como asesor en instituciones educativas. En 1980 regresó a su país natal tras 16 años de exilio, tomó una plaza como profesor en la Universidad Católica de San Pablo y en la Universidad del Estado de San Pablo de Campinas.

 

Para 1989, tras la victoria el año anterior del Partido de los Trabajadores que llevó a Luiza Erundina de Sousa a ser la gobernadora de San Pablo, se convirtió en secretario de Educación.  Freire renunció al cargo dos años más tarde para regresar a las aulas y a la escritura. Murió el 02 de mayo de 1997.

 

Entre las obras que condensan su pensamiento, se destacan La educación como práctica de la libertad (1967), Pedagogía del oprimido (1969), Pedagogía de la Esperanza: Un Reencuentro con la Pedagogía del Oprimido (1992) y Pedagogía de la Autonomía (1996). 

 

Como homenaje a su memoria en el 2013 se inauguró una estatua en Recibe develada por la Federación Sindical Internacional de Educación, la obra fue realizada por su amigo Abelardo Da Hora. En el evento conmemorativo participaron 700 educadores de diversos lugares del mundo.

Soy comunicadora social-periodista egresada de la Corporación Universitaria Minuto de Dios de Villavicencio desde el 2015. He trabajado en medios de comunicación como redactora de noticias judiciales y de comunidad, también estuve por 1 año y 3 meses como tutora de una escuela rural en Puerto Gaitán.