Bailarina denuncia prácticas cuestionables en una academia de danza en Villavicencio

A partir de un testimonio publicado en la plataforma digital de Tik tok, una bailarina y ex profesora de la academia Bohios Danza Experimental realiza declaraciones sobre el ambiente laboral del lugar.

Este testimonio empieza con un audio del dueño, director y profesor César Augusto Quintero dirigido a la ex integrante de la academia con las siguientes palabras “Déjeme en paz, china hijueputa, porque se lo juro que la voy a revolcar, ¿oyó china Malparida?”.

Durante ocho minutos, describió cómo durante su periodo de gestión, surgieron situaciones problemáticas en el ambiente laboral y formativo, incluyendo presuntos comportamientos por parte del director, tales como «manipulaciones, agresiones verbales y psicológicas, gritos, amenazas y acciones forzadas».

También se habla sobre la compensación insuficiente por su trabajo como profesora, así como una presunta falta de equidad en la distribución de los ingresos generados por eventos y competencias en los que participaban las y los bailarines de Bohíos Danza Experimental.

Mariana Cárdenas nos mencionó que se realizó el 12 de marzo la denuncia formal ante Las Unidades de Reacción Inmediata -URI-, la cual está a cargo de la Fiscalía y que en este lugar tomaron su caso bajo el cargo de “injuria” por “agresiones verbales y amenazas por mi trabajo y mi estilo de vida”.

Comenta que ella escuchaba “cómo gritaba a las niñas más pequeñas, las hacía sentir inferiores, las expulsaba de clase, las hacia llorar”, además de esto también recibía amenazas sobre el riesgo de perder su puesto de trabajo y beca que con anterioridad se le había brindado. Nunca expresó o denunció nada en su momento “porque en el proceso de danza, normalizamos el sufrir, que duela, o llorar es completamente normal”. Y además porque “él te obliga a creer una mentira, en donde te obliga a creer que todo lo que hace está bien”.

En octubre de 2023, decide abandonar su puesto, el cual aún no ha sido liquidado, para asumir un contrato como bailarina en Punta Cana. Sin embargo, esta oportunidad no se materializa. Luego opta por tomar un descanso y comenzar un proyecto que surgió en Puerto López, donde invita a algunos de sus excompañeros de Bohios a participar. Esta determinación generó tensiones.

Estas se intensificaron con la llegada masiva de mensajes a su chat por parte de Quintero, donde le expresa que es una “prepago”, “oportunista”, “desagradecida” que está al pie de la casa de la mamá, entre otras que a continuación se reflejan en las capturas de pantalla suministradas por Mariana.

15 de diciembre de 2023

30 de diciembre de 2023

Durante este proceso, la bailarina compartió que experimentó una sensación de miedo tan intensa que decidió llevar consigo gas pimienta como medida de seguridad. Esta situación la llevó a tener episodios de llanto constante y, por primera vez, sufrió una crisis de ansiedad. Mientras narraba su vivencia, cuestionó que “cómo es posible que yo a un tipo que le tenía respeto, fuera tan ordinario”.

Recuerda además que, en ocasiones pasadas, recibió comentarios frente a sus compañeros sobre su contenido en sus redes sociales.

30 de julio de 2023

Al finalizar la comunicación, deja la siguiente aclaración “Necesito decir que si a mí me llega a pasar algo el primer responsable va a ser ese tipo” refiriéndose a Quintero.

Hasta el momento, Quintero no ha intentado comunicarse con Mariana después de la polémica generada a partir de las declaraciones realizadas en la plataforma, sin embargo, la exbailarina, no descarta que posteriormente lo haga.

Desde El Cuarto Mosquetero intentamos comunicarnos con César Quintero, sin embargo, aunque sí fue posible establecer la comunicación no estuvo en disposición de responder a preguntas o dar una declaración hasta que lo discuta con sus abogados, después de esto manifestó que nos contactará.

En un artículo publicado por el medio de comunicación «La Cadera de Eva», Mara Regina Centeno, una joven con una trayectoria de 16 años a sus 21, arroja luz sobre la insidiosa presencia de violencia en el mundo de la danza. Para Centeno, esta violencia se manifiesta en múltiples formas y, lamentablemente, está tan arraigada que se considera normal, tanto por parte de los profesores como entre los propios compañeros de baile. Centeno destaca que esta cultura del silencio ante la violencia está estrechamente vinculada a una percepción distorsionada de la fortaleza

Por su parte, la investigación «Danza profesional: una revisión desde la salud laboral», refleja que las condiciones de la precarización laboral en este ámbito, puede tener serias implicaciones para la salud psicosocial de los y las profesionales. Ya que dependen en gran medida de trabajos temporales con jornadas laborales extenuantes, a veces de hasta ocho horas diarias, lo que conlleva una carga de ansiedad antes de cada puesta en escena y una constante incertidumbre derivada de la inestabilidad laboral. Además, se advierte que esta situación puede propiciar lesiones.

El panorama en Colombia no es claro para quienes se desempeñan en esta profesión, ya que existen vacíos significativos en cuanto a la legislación y control de seguridad y salud en el ámbito de la danza según la investigación «Identificación de factores de riesgo de la danza como actividad laboral», realizada en el año 2020. Es por ello que se plantea la necesidad urgente de considerar la danza como una actividad laboral, otorgando así a quienes la practican los derechos correspondientes.

Más Populares

¡Conócenos!

Somos una Agencia, y el medio para impulsar la transformación a través de la comunicación.

Deja una respuesta