Recientemente, la Alcaldía de Villavicencio solicitó al Concejo Municipal la autorización para pedir un empréstito por 80 mil millones de pesos, generando opiniones divididas entre la ciudadanía. Tras dos debates, el cupo de crédito fue aprobado este miércoles, 3 de febrero.

El Proyecto de Acuerdo 001 del 2021 que pidió la autorización de solicitud de este crédito, fue entregado el pasado 19 de enero al Concejo Municipal, para obtener “un cupo de endeudamiento para la administración central del municipio de Villavicencio”. 

El designio de la Administración Municipal es distribuir el endeudamiento, para ser gastado así: 30 mil millones de pesos durante el 2021, esa misma cantidad en el 2022 y 20 mil millones de pesos para el 2023, con el fin de llevar a cabo los objetivos planteados en el Plan de Desarrollo Municipal (PDM) “Villavicencio cambia contigo 2020-2023”. Así mismo, el documento aclara que el cupo de endeudamiento solicitado por la Alcaldía, representa el 3 % de la inversión total del PDM aprobado por el Concejo Municipal en mayo del año pasado, siendo valorado en 2.6 billones de pesos. 

¿En qué se invertirá el dinero solicitado?

La deuda será pignorada al pago del impuesto predial, al de Industria y Comercio, y con el pago de alumbrado público, siendo garantía para la adquisición del crédito. Durante el debate del Concejo Municipal realizado en sesión plenaria extraordinaria el 20 de enero de 2021, Felipe Harman, alcalde de Villavicencio, argumentó que “todas las ciudades están diseñando instrumentos de financiamiento por la crisis generada por esta deuda”. Explicó además que, este año se espera una disminución del pago del impuesto de Industria y Comercio de alrededor del 30 % y que en 2020, la recolección del impuesto predial cayó en aproximadamente un 15 %.

Por su parte, el concejal Enrique García ‘Cangrejo’, sustentó durante el mismo encuentro, que el déficit del pago de impuestos se debe a la crisis económica que ha generado el covid-19. Por ende, los 80 mil millones solicitados, serán destinados a proyectos de vías, seguridad, educación, reactivación económica y la construcción del parque Metropolitano Alma Viva. 

¿Tiene Villavicencio la capacidad para asumir tal endeudamiento?

Ante la situación, nos contactamos con Daniela Ramírez, economista de la Universidad de Los Llanos, para preguntarle sobre la viabilidad del endeudamiento, y nos comentó que considera que este plan es pertinente si el dinero se usa de manera transparente y para cumplir expresamente lo pactado en el PDM. Según ella, la inversión es necesaria para que una tierra sea productiva, es una ley, por ejemplo, “Tú tienes una finca, y obtienes los mismos ingresos, pero ves que te están comprando más naranjas de lo normal, ¿Tú qué harías? Obviamente endeudarte para adquirir una producción mucho más eficaz comprando tecnologías y así mismo aumentar la velocidad estimada en recolección de naranjas o sembrados de naranjas y con el tiempo obtener una mayor inversión e ir pagando ese endeudamiento a un mediano plazo”, enfatizó, agregando que Villavicencio tiene la capacidad para pagar la deuda siempre y cuando, se dé un manejo honesto y transparente de los recursos públicos.  

Anteriormente, Ecopetrol había prometido la reconstrucción del colegio Alfonso López Pumarejo ubicado en la vereda Pompeya, pero ahora estará a cargo de la administración local. Así mismo, se espera que, como lo había propuesto el Alcalde en el Plan de Desarrollo Municipal, se cumpla con la construcción de cerca de mil viviendas de interés social.

Además, la Administración Municipal espera llevar a cabo la construcción de una estación de Policía en el barrio Charrascal, así como la ubicación de tres CAI en diferentes sectores de Villavicencio. También está entre los planes, la construcción de complejos deportivos de alto nivel en las comunas Cuatro y Ocho; y la instalación de 25.889 luminarias, con el fin de actualizar el sistema de alumbrado de la ciudad.

Las mayores inversiones estarán destinadas a la construcción de la Avenida Colombia, que beneficiaría a los barrios Topacio, Manantial, Vencedores, Nueva Colombia, Uniportales, Okavango, Covisán, entre otros. Asimismo, serán tenidas en cuenta la carrera 44, que se ubicará paralelamente a la doble calzada de la vía hacia Acacías; y la calle 2, que atravesará el Parque Metropolitano Alma Viva, conectando desde Homecenter hasta el barrio la Alborada.

Lo cuestionable

Dada la situación, el Alcalde de Villavicencio, ha recibido diversas críticas. En redes sociales, Julio Mario Rey, concejal del municipio por el partido Cambio Radical, publicó un video en el que se ve al actual mandatario en una sesión plenaria extraordinaria del 10 de agosto del 2017, cuando era concejal, argumentando su oposición al crédito que estaba solicitando la Administración de turno. 

Posteriormente, aparece en el video, el concejal Julio Mario señalando que “este es el reflejo de la incoherencia del alcalde Felipe Harman, que, como concejal, se opuso a que la administración de turno adquiriera un crédito para solventar necesidades sociales y ahora como alcalde, busca que el Concejo Municipal, apruebe un acuerdo con el cual vamos a endeudar a Villavicencio”. 

Julio Mario fue el único concejal que se mostró en contra de este plan de financiamiento, y de hecho, estuvo ausente en la sesión plenaria extraordinaria 03 de febrero de 2021. Misma en la que los concejales David Barbosa, Fabían Bobadilla, Felipe Carreño, Walter Cock, Diego Garay, Enrique García, Ricardo Gómez, Iván Urrego, Jhon Freddy Gónzález, William Hernández, Omar López Amado, Marco López, Pedronel Macías, Óscar Rodríguez, Hanner Sabogal, William Sánchez, Carlos Serrato y Elkin Zapata, votaron a favor del Acuerdo Municipal que autoriza “un cupo de endeudamiento global para la Administración Central del Municipio de Villavicencio en la suma de OCHENTA MIL MILLONES DE PESOS ($80.000.000.000.oo), con el fin de armonizar y financiar las inversiones del Plan Municipal de Desarrollo para el periodo 2021 – 2023”. 

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.