La vacunación en Villavicencio está avanzando con éxito, sin embargo, la ciudadanía sigue viendo el resurgir económico estancado, el reto para enfrentar la crisis es grande y requiere de un trabajo mancomunado. 

A mediados del año pasado, el Consejo Privado de Competitividad (CPC) y la Universidad del Rosario, dieron a conocer el Índice de Competitividad de Ciudades (ICC) en el que Villavicencio se situó en el puesto número 17 entre 32 ciudades con un puntaje de 4.9 de 10. Cabe recalcar que la ciudad ocupó el noveno puesto en los pilares de mercado laboral y tamaño del mercado.

¿Cuál es la situación del sector comercial?

Para el presidente de la Asociación de Empresarios y Comerciantes de Villavicencio (Asemcovi), Fredy Rojas, el renacer económico de la ciudad está estancado. “Tenemos un default financiero, el 59% de la población dice que está peor que el año pasado, el 78% no tiene ni con qué comprar una prenda de vestir, el 56% está en la informalidad, el 54% está en la pobreza, se gana menos de 12 mil pesos al día”, le contó a El Cuarto Mosquetero. Las cifras citadas por el empresario fueron obtenidas del DANE. 

Aun y con lo desesperanzador de esas cifras, Rojas considera que el desempleo en la ciudad ha disminuido “pero por el mismo impulso y constancia de los comerciantes que siguen luchando por salir adelante”. Y es que, el sector comercial en Villavicencio juega un papel fundamental en la economía. Anualmente, la capital del Meta produce ocho billones, de los cuales, el 40% es obtenido gracias a las y los comerciantes, y de ahí se genera el 85% del empleo, según el DANE.

¿Y los emprendimientos?

Antes de que llegara la pandemia, ya el desempleo era una problemática vigente que luego se agudizó con el confinamiento. Durante los 10 primeros meses de covid en 2020, en Colombia desaparecieron 509.370 micronegocios, según Juan Daniel Oviedo, director del DANE. En Villavicencio, la crisis arrasó con 50.000 empleos, informó La República, mientras que se perdieron cerca de 13 mil emprendimientos, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Competitividad Municipal. 

Fabián Daza, gerente de la empresa de marketing digital Oficina 23, afirmó no notar apoyo alguno por parte de la Secretaría de Competitividad Municipal, a pesar de verse afectado por la pandemia. “No me afectó de manera directa, afectó la forma en cómo mis clientes perciben ahora mis servicios y la forma en cómo quieren que se los ofrezca, es decir, se ven en la necesidad o en la autonomía de reducir el valor y el precio de mis servicios a la hora de adquirirlos, con la justificación de la actual crisis económica”. Sin embargo, aclaró que poco a poco y con la reactivación económica, sus servicios se han podido regular y casi volver a la normalidad, tanto en valor, como en percepción.

Por su parte, Davo Florez, gerente de 7786 Customs, una empresa dedicada a la comercialización de zapatillas, afirmó que de parte de la institucionalidad no ha recibido apoyo, “los únicos que nos han apoyado fueron los chicos de la Asamblea Popular de Villavicencio con su Bazar Popular en el marco de este Paro Nacional, en el cual nos fue muy bien, aparte de las ventas que generamos allí adentro, captamos nuevos clientes que ya nos  contactaron e hicieron sus pedidos”, relató. 

Sin embargo, existen otros emprendimientos que han recibido apoyo desde las diferentes iniciativas que viene adelantando la Secretaría de Competitividad Municipal, como el de doña Roxana y cinco compañeras que tienen puestos de comida en el sector popular de Caldo Parado y fueron beneficiarias del Fondo Público de Desarrollo Local. Puede conocer esta experiencia aquí.

No solo los emprendimientos han resultado afectados con el golpe que ha sufrido el sector económico en la ciudad, hasta la Administración Municipal se ha visto en apuros. De 10 contribuyentes en Villavicencio, cinco están pagando sus obligaciones. Según Cesar Charry, en el impuesto predial hay una cartera por cobrar de 95 mil millones de pesos y por el impuesto de industria y comercio, más de 22 millones de pesos. 

Control político al jefe de cartera

Debido a las diversas inconformidades con respecto a la reactivación económica en Villavicencio, los concejales Felipe Carreño, Pedronel Macías y Jorge Iván Gómez, citaron al ‘Debate de control político a las Secretarías de Gestión Social y Participación Ciudadana, Competitividad, Hacienda y Educación’ el pasado 30 de junio. 

En esa ocasión, el concejal de Villavicencio, Hanner Sabogal, se pronunció sobre la labor del Secretario de Competitividad, Camilo Gutiérrez. “No se sabe qué tanto gestiona a nivel nacional el Secretario de Competitividad y qué tanto se la pasa haciendo por fuera de la ciudad, cuando sorprendió la respuesta al cuestionario que presentó respecto al tema de jóvenes, donde se manifestaron unos apoyos a las iniciativas, a los emprendimientos y a la economía naranja, pero que el secretario se quedó todo el tiempo con el discurso de la economía naranja porque en términos de lo concreto no había nada”, afirmó el parlamentario. 

Asimismo, Sabogal consideró vergonzoso “que como estrategia de fortalecimiento se mencionara solo a 15 mujeres desde el año 2020 a la fecha y, que con todos los recursos, estrategia y personal solamente se les haya llegado a esas 15 mujeres en acompañamiento a temas de emprendimiento, esto era un número que demostraba que las cosas allí no estaban funcionando”. Dada la situación, el Concejal solicitó al alcalde, Felipe Harman, que se revise lo que se está haciendo dentro de esa dependencia. La inconformidad del parlamentario radica en que, por ejemplo, una iniciativa comunitaria que él está acompañando sin ningún tipo de apoyo gubernamental, ha beneficiado a 70 mujeres durante dos meses. 

Por su parte, el concejal Diego Garay, reconoció que más del 50% de beneficiarias del Fondo Público de Desarrollo Económico Local son mujeres, pero recalcó la necesidad de enfocar este tipo de iniciativas en las y los jóvenes. “Que se les brinde la oportunidad de poder y crear ese proyecto empresarial que se tiene, porque es que la falta de oportunidades que se vive, no solo en Villavicencio sino en el país entero es muy compleja”, mencionó. 

En general, el debate se enfocó en la falta de espacios para las juventudes a nivel económico y social, y las alternativas para que esta población pueda acceder a la educación e impulsar sus proyectos. También se acordó fijar una fecha para un próximo debate en que el Secretario de Competitividad pudiera estar de manera presencial. 

La razón de la ausencia

Harold Camilo Gutiérrez Baquero, es administrador de empresas con especialización en Administración Financiera y maestría en Finanzas. El año pasado se vinculó como secretario de Despacho a la Alcaldía de Villavicencio y poco después se posicionó como jefe de la Secretaría de Competitividad Municipal, cargo que lo ha puesto en medio de diversas críticas.

El Cuarto Mosquetero visitó el despacho del funcionario para conocer sus declaraciones en torno a las críticas que ha recibido por su gestión y su ausencia en el ‘Debate de control político a las Secretarías de Gestión Social y Participación Ciudadana, Competitividad, Hacienda y Educación’. Gutiérrez explicó que la fecha inicial no era el 30 de junio. “Yo estaba citado para una fecha anterior, yo radiqué el cuestionario el 21 de junio y el 23 o 24 de junio era el debate, luego me notificaron que el debate se movió”, relató. 

La razón por la que, según él, no pudo asistir a la reprogramación del debate, fue porque estaba agendado para ser parte de la Cuarta Cumbre de Empleo Joven y del encuentro de Secretarios de Desarrollo Económico del país que se realizó en Medellín. “Era un encuentro totalmente de trabajo, yo realmente lamento que se hagan ese tipo de acusaciones que se hicieron en el Concejo. Además, yo estuve presente de manera virtual, enviando mi razón por la que no pude asistir de manera presencial y dejando delegados al director de Desarrollo Rural y el asesor de Despacho de la entidad”. 

Mientras tanto, afirmó el Secretario, en Medellín logró gestionar, como parte de la estrategia ‘Jóvenes 4.0’, que el SENA se comprometiera a financiar en su totalidad un programa de formación de programadores durante seis meses para Villavicencio. Otro objetivo alcanzado, fue que junto al director ejecutivo de Ruta N, la cual le apuesta a la innovación en la capital antioqueña por medio de ideas y negocios innovadores en ciencia y tecnología, que incrementen la competitividad; se planteó una mesa de trabajo para la próxima semana con el fin de implementar estrategias de innovación virtual y digital en la ciudad con el Centro de Fomento Empresarial. 

La tasa de desempleo 

Cuando inició la pandemia, la tasa de desempleo de la ciudad se elevó a 28.6% perdiendo más de 11 mil micronegocios en el momento más crítico, pero hoy, el porcentaje de desempleo en la ciudad está en 16.3. “Algo que es importante tener en cuenta, es que desde hace 15 años, Villavicencio no se ubicaba por debajo de la media nacional de ciudades capitales”, aseguró. 

Por eso considera que este es un avance notable. Por ejemplo, Villavicencio es la cuarta ciudad del país con el menor porcentaje de desempleo juvenil entre ciudades capitales, pero reconoce que el camino para lograr resultados significativos con respecto a la recuperación económica, aún es largo y requiere de diversas estrategias. 

Estrategias de reactivación económica 

  1. Espacios de comercialización: Garantizar espacios para la comercialización de los productos ha sido, según Gutiérrez, una gestión clave para la entidad, que, junto al Instituto de Turismo Municipal, habilitó la Galería del Siete de Agosto como espacio de comercio de la producción agropecuaria. El año pasado se garantizó una rueda de proveedores, donde se vincularon más de 30 proveedores y tres lograron ser proveedores del Grupo Éxito a nivel nacional. Además, cada mes de por medio, se están habilitando en los puntos Éxito de Unicentro, Viva y Centro, más de 25 stands de manera gratuita con emprendedores y productores locales. 
  2. Fondo Público de Desarrollo Económico Local: Esta estrategia busca impulsar las pequeñas y nuevas propuestas empresariales.Aunque a partir del 12 de julio se estarán desembolsando los recursos, anunció Gutiérrez, ya se han fortalecido más de 1.100 planes de negocio. Además, se planea realizar 184 desembolsos de tres y siete millones puntualmente. 
  3. Centros de Transformación Digital: En articulación con Fenalco y la Corporación Universitaria del Meta, se abrieron dos centros de transformación digital con el fin de acompañar a las mipyme en su proceso de transformación digital.
  4. ‘Villavo emprende’: Con esta iniciativa se busca contactar a las y los empresarios y emprendedores de la región con más de 200 profesionales asesores. 
  5. Microcréditos: El año pasado, se destinaron 4.940 millones de pesos, en alianza con Bancoldex para otorgar microcréditos beneficiando a más de 200 micronegocios.
  6. Formación para el trabajo humano: En alianza con Coursera, se entregaron más de 25 cupos enfocados en la formación de habilidades blandas, cognitivas y de industrias 4.0. 
  7. Tiendas virtuales: Con el fin de impulsar las Mipymes en este contexto de pandemia, en alianza con Komercia, se entregaron 500 tiendas virtuales, pues el confinamiento arrinconó a la ciudadanía a depender mayormente de compras a través de internet y domicilios. 

Para este año, afirmó Gutiérrez, el plan es enfocarse en el Centro de Fomento Empresarial y establecer un espacio físico para este, mediante la articulación entre la Cámara de Comercio de Villavicencio, que prestará el quinto piso de sus instalaciones e Innpulsa, que brindará el inmoviliario, mientras que la Secretaría de Competitividad Municipal aportará el recurso humano. Además, con Innpulsa se firmó un memorando de entendimiento, para que, mediante la Ley de Emprendimiento, el Fondo Territorial que se creará para la ciudad, cuente con recursos del Gobierno Nacional. 

¿Y la juventud?

“El joven, el que no tiene tiempo para poderse formar cinco años para que lo espere una empresa y poderlo contratar, le estamos apostando a que puedan formarse en dos o tres meses en áreas de programación. En este momento hay un déficit de 240 mil programadores en Colombia”, mencionó Gutiérrez. Por eso, indicó él, la intención del alcalde de Villavicencio, Felipe Harman, es que la empresa Alborada, que se encargará de la operación del alumbrado público en la ciudad, “sea ese semillero de jóvenes programadores”. 

También, Gutiérrez afirmó la intención de fomentar la vocación agropecuaria y comercial pero buscando un espacio para las y los jóvenes, por lo que, en un nuevo convenio con Innpulsa, se planea iniciar el programa Education for all. Además, aseguró que desde la entidad que dirige, han asistido a 217 jóvenes para presentarse al Servicio Público de Empleo, y en el Centro de Fomento Empresarial se han acompañado a 375 jóvenes que han recibido asesoría.

Recientemente se lanzó la ‘Emprendeton Jóvenes con Toda’, que tiene como objetivo fomentar la cultura del emprendimiento y fortalecer las ideas de negocio de este grupo poblacional. “Vamos a elegir 50 jóvenes y durante cinco días de manera periódica, vamos a estarlos formando en sus ideas de negocio”, explicó. Estas asesorías especializadas se realizarán el 14, 15, 16 y 17 de julio. 

Reactivación entre subidas y bajadas

Aun y con todas las estrategias que se han venido implementado, la reactivación económica sigue siendo uno de los grandes interrogantes para la ciudad en estos momentos. Al día de hoy, es muy difícil determinar cuál sector económico ha sido el más golpeado debido a los problemas que trajo consigo la pandemia, pero sí se ha identificado lo más complejo de la situación actual: la relación salud-economía. Según Gutiérrez, “las dos tienen que interactuar entre sí, obviamente la vida por encima de todo, pero la reactivación económica va de la mano con garantizar medidas de bioseguridad, entonces lo más difícil para nosotros son las restricciones y los niveles de ocupación de camas UCI”, explicó, pues cuando el pico de contagios sube, las dinámicas económicas están sometidas a normas como pico y cédula, toque de queda o en última instancia, confinamiento. 

En medio de esta situación, las y los comerciantes que se han visto afectados, viven una batalla constante en medio de las restricciones que limitan sus trabajos. “Lo complejo está en decirle al comerciante que mañana no puede vender a los que la cédula termine en par o impar, o decirle al dueño del restaurante que hoy tiene que cerrar a las 9:00 de la noche, o decirle al del bar que solo puede funcionar hasta la medianoche, cuando sabemos que la cultura de rumba es que la gente llega tipo 10:00 o 11:00 de la noche”, mencionó Gutiérrez. 

Varias de las estrategias que se vienen implementando en la ciudad para la reactivación económica, esperan ser institucionalizadas, pues aunque ya se está llevando a cabo el proceso de vacunación en Villavicencio, se estima que la pandemia podría prolongarse durante un largo tiempo. En una predicción optimista, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, calculó en agosto del 2020 que la pandemia terminará “en menos de dos años”, es decir, antes de mediados de 2022. 

Pero desde la ciudadanía se han buscado alternativas ante las precariedades. Asemcovi ha venido implementando diferentes iniciativas en la ciudad para aportar a la reactivación económica. El 30 de octubre del año pasado, durante varios días la organización realizó una feria comercial, en la cual se rifó una moto cero kilómetros marca Auteco. También, con recursos propios, las y los comerciantes pintaron de blanco algunos sectores del Centro para hacerlo visualmente más atractivo. Incluso se articularon con las y los vendedores informales para hacer posible el resurgir económico de este sector estratégico de la ciudad.

No obstante, el reto para resurgir económicamente aún es grande. Entre marzo y mayo del 2021, el 59.5% de la ciudadanía afirmó que la situación económica en su hogar es peor que hace 12 meses, según la encuesta Pulso Social del DANE. Sin embargo, el 31.1% de las y los villavicenses, aseguró que su situación será mejor dentro de un año. Pero para responder a esta visión esperanzadora, tanto desde la institucionalidad como la ciudadanía debe hacer un esfuerzo mancomunado, pues solo es posible superar este impacto económico entre todos y todas. 

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.