Un informe con proyección hacia el 2050, que trata la vulnerabilidad de los ecosistemas de alta montaña y fue liderado por el investigador de Valle del Cauca, Brayan Valencia, identificó cuáles son los páramos más vulnerables de Colombia.

Según este estudio, cuatro de estos extensos sistemas montañosos, estarían en riesgo si se mantienen prácticas como la minería e incluso la agricultura.

Colombia posee el 49% de los páramos del planeta, de ahí se desprende su responsabilidad de conservar estas zonas, no solo por sus deslumbrantes panoramas sino esencialmente, por su riqueza hídrica.

Los páramos son además, un sumidero de carbono fundamental para el cambio climático y estos ecosistemas proveen diversas especies de plantas de frailejones, según le comentó el investigador a Noticias Caracol.

El estudio indicó que, de seguir con prácticas como minería y agricultura en zonas aledañas a estas fuentes de agua, los páramos del Altiplano Cundiboyacense, Rabanal, Guantiva e Iguaqué, serían los más perjudicados, lo que a su vez, afectaría a gran parte de la población colombiana que depende de estos ecosistemas de alta montaña. Por el contrario, páramos como Tatamá, Farallones de Cali y Las Hermosas, al ser áreas protegidas y contar con mayor biodiversidad, estarían en menor riesgo.

Cabe recalcar que, el páramo de Santurbán ha estado en medio de una larga lucha jurídica, entre Minesa -multinacional que pretende extraer oro de esas montañas-, y organizaciones y movimientos ambientales, como Comité Santurbán. Recientemente, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales – ANLA, le negó la licencia a esta empresa, hecho que representó un triunfo para quienes defienden el agua y la vida.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.