Ayer 31 de julio, hacia las 4:00 de la mañana fue asesinado por hombres armados sin identificar, el excombatiente Idelber Gómez Solano, en un establecimiento público de la vereda El Bagre, en el municipio de Puerto Caicedo, Putumayo. Y en la vereda San Carlos, zona rural del municipio de la Dorada San Miguel a las 11 de la noche fue asesinato el firmante de paz Rigoberto López Vallejo.

Ambos habían dejado las armas y se encontraba en proceso de reincorporación, en el departamento del Putumayo. Las autoridades desconocen quiénes son los culpables de estos lamentables hechos.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo, emitió la alerta temprana AT 013/21 para los municipios de Orito, Puerto Asís, Puerto Caicedo, San Miguel, Valle del Guamuez del departamento del Putumayo, donde señaló que, en el Bajo Putumayo se generó un escenario de expansión de grupos armados ilegales en las zonas rurales de los municipios, zonas estratégicas para acciones armadas.

 

Por otro lado, hoy 1 de agosto en horas de la mañana, fue asesinado en el municipio de Bello, Antioquia el firmante de paz Wiston Antonio Mosquera Mosquera. Fue atacado por sujetos armados en una moto, cuando se disponía esperar transporte en el barrio Guasimalito.  Mosquera se encontraba adscrito al Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación La Guajira, Mesetas-Meta (ETCR Mariana Páez)

Con estos hechos aumenta la cifra a 337 firmantes asesinados desde el Acuerdo de Paz firmando en el 2016, según las estadísticas registradas por INDEPAZ.