“El arte no solo tiene que ser europeo para ser reconocido”, afirma la creadora de esta empresa que ha venido ganando reconocimiento en la región gracias a lo innovador de sus productos. 

Estefanía Salamanca y Harrison Valderrama son las personas que están detrás de la marca Adriana Mouse. Ellos convierten los tradicionales ‘marranitos’ de cerámica en obras de arte. Este proyecto nace en noviembre del 2015, con el objetivo de entregar un producto artístico, exclusivo y de calidad.

Alcancía personalizada.
Foto: tomada de @adrianamouse

Estefanía Salamanca nació en Bogotá, pero desde sus ocho años vive en la capital del Meta. Es docente de inglés desde hace más de 10 años, le apasiona su proyecto y dedica gran parte de su tiempo a este. “Mi meta es seguir creciendo profesionalmente en mi carrera y dejar huella en nuestra región por medio de Adriana Mouse”.

Por otro lado, Harrison Valderrama es artista plástico, escultor y pintor de cuadros en óleo. Este hombre de 34 años de edad, nació en la ciudad de Villavicencio y ha venido construyendo su conocimiento y habilidad de forma empírica.

Robocob.
Foto: Gustavo Ortiz

Estos jóvenes son pareja y han formado un equipo de trabajo en este emprendimiento que se les ha convertido en un proyecto de vida, en el que buscan que sus alcancías sean apreciadas como obras de arte. No suelen realizar ventas al por mayor, pues aseguran que cada pieza es única y exclusiva, ya que con su trabajo quieren llegar a galerías de arte y museos. 

De hecho, esta marca es reconocida en el Meta por las inusuales alcancías que fabrica, hechas en cerámica, y decoradas con detalles y figuras en porcelanicron para recrear a la perfección el personaje que el cliente desee, tratando de que el producto se vea lo más realista posible. 

Pero además, Adriana Mouse ofrece a sus clientes personajes en porcelanicron, esculturas, alcancías, dulceras y materas personalizadas. Pero eso no es todo, recientemente incorporó un nuevo producto a su catálogo: Cuadros en óleo sobre lienzo. 

“Adriana Mouse le apuesta a crecer en la parte artística, llegar a exhibiciones de artes, destacar o representar a Villavicencio. Aquí hay arte, hay talento, el arte no solo tiene que ser europeo para ser reconocido”, expresa Estefania.

Cabe destacar que Adriana Mousse, participó en su primera exhibición de arte en el teatro La Vorágine en el año 2019, con su obra ‘La Muelona’, inspirada en la leyenda homónima, una de las más representativas de los llanos orientales. La historia trata de una hermosa mujer que seducía a hombres, pero al morir se convertía en un anima con rostro horripilante y enormes dientes deformes.

Aquí puedes conocer más de sus productos: https://www.instagram.com/adrianamouse/