Durante su campaña, Iván Duque recalcó insistentemente que de llegar a la presidencia, no implementaría el fracking en Colombia. Sin embargo, la Agencia Nacional de Hidrocarburos – ANH, informó el mes pasado que está lista para llevar a cabo la ronda de adjudicación de los proyectos pilotos de fracking en el país. 

La extracción de hidrocarburos que se encuentran en yacimientos no convencionales, consiste en inyectar a alta presión gran volumen de agua mezclada con arena y otros productos químicos con el fin de producir vías de flujo para hidrocarburos en formaciones rocosas con baja permeabilidad primaria. Esta técnica, conocida como fracking, en contraste con la misma operación en yacimientos convencionales, implica mayores costos, más riesgos ambientales, afectaciones en la salud pública, más uso de energía y de materiales.

Es por eso que durante años ha existido un debate alrededor de esta técnica a nivel mundial. Según la Fundación Heinrich Böll, el fracking está relacionado con el cambio climático y sus potenciales daños ambientales sobre la salud y otros derechos. Estas causales han sido suficientes para establecer su prohibición y moratoria en varios países como Francia, Bulgaria, Irlanda, Escocia, Uruguay y Alemania con algunas limitaciones. También en algunos Estados federales y provincias como los Estados de Vermont, Nueva York y Maryland en los Estados Unidos; la provincia de New Brunswick en Canadá y la Provincia de Entre Ríos en Argentina. Esta técnica fue declarada en moratoria en el Estado de Paraná en Brasil, en el Estado de Victoria en Australia y en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha en España.

En Colombia, las luchas ambientalistas lograron que el 08 de noviembre de 2018, el Consejo de Estado suspendiera el Decreto 3004 y la Resolución 90341, mediante una medida cautelar, en la que se establecen los parámetros técnicos y procedimentales para la explotación y exploración en yacimientos no convencionales. Es decir, actualmente está prohibido el fracking en el país con fines comerciales.

De esta manera, el Gobierno Nacional autorizó el avance en proyectos pilotos de fracking únicamente con fines investigativos. También los condicionó al cumplimento exhaustivo de las recomendaciones realizadas por el panel de expertos en 2019 para el desarrollo de esta actividad. 

Pero con el Decreto 328, se dio libertad a las empresas mineras para que adelantaran proyectos piloto de investigación de Fracking. De hecho, el mes pasado, la ANH afirmó que las empresas habilitadas para realizar esta práctica son Ecopetrol, Exxonmobil y Drummond. 

Estas prácticas, a pesar de ser solo pruebas, pueden generar desastres ambientales. En Inglaterra, por ejemplo, se prohibió el fracking luego de que las pruebas piloto ocasionaran un sismo. Colombia, por supuesto, no es inmune a un fenómeno similar. Es por eso que distintas organizaciones ambientalistas, desde Bogotá, Medellín y Armenia, participaron en la Acción Global Contra el Fracking el pasado viernes, 11 de diciembre. 

En la capital del país, organizaciones como Alianza Colombia Libre de Fracking, Extinction Rebellion, Emergencia Climática y Fridays For Future, mediante un performance y plantón protestaron desde la 1:00 de la tarde frente a la sede de Ecopetrol, ubicada en la carrera 7 con calle 38.

Aquí puede ver momentos del performance y plantón: https://www.facebook.com/CensatAguaVivaAmigosDeLaTierraColombia/videos/771688587031678/

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.