La Universidad Pública, para la juventud en muchas generaciones, ha representado mucho más que un espacio de formación académica, es ante todo un territorio de resistencias, cuna de ideas críticas y pensamientos rebeldes, que ha nutrido a los movimientos sociales por décadas y ha inspirado el cambio.

El 16 de mayo de 1984, es un hito para el movimiento estudiantil, porque recuerda una fecha en la que se trasgredió el sentido de las almas mater, como espacios de lucha por la libertad, por el miedo que causaba el alzamiento social a las clases dominantes de la época.

Más de 500 registros de violaciones a los DDHH contra la comunidad de la Universidad Nacional, cerca de 80 detenciones arbitrarias, torturas, desapariciones y asesinatos dentro del campus fueron cometidas tras una jornada en la que la fuerza pública se tomó las instalaciones de la Ciudad Blanca, como es conocida popularmente la institución.

Hoy se conmemoran 38 años de memoria por las víctimas, que en manos del Estado colombiano siguen impunes.