Lograr justicia en el caso de Natalia Fernández Montoya ha sido un camino largo y lleno de ‘trabas’. Finalmente, este 18 de junio el juez condenó a Carlos Andrés Santoval, a 38 años, dos meses y 10 días de prisión por el cargo de feminicidio agravado. 

Santoval, durante el proceso judicial se negó a aceptar el cargo de feminicidio agravado que le había imputado la Fiscalía -sólo admite homicidio-, por lo que, el ente acusador debió presentar el escrito de acusación, el cual se realizó el 15 de diciembre del 2020. A partir de ese día se empezaron a contar 120 días en los que se debían cumplir tres procesos: audiencia de acusación, audiencia preparatoria e instalación del juicio oral.

Posteriormente, el 12 de febrero de este año, se realizó la audiencia de acusación y hasta entonces, el proceso judicial había avanzado óptimamente. Sin embargo, el 11 de marzo se llevó a cabo la audiencia preparatoria y la defensa del feminicida solicitó el aplazamiento de esta para tener tiempo de analizar las pruebas entregadas por la Fiscalía que, al parecer, envió tarde. En consecuencia, la familia de Natalia temió que el caso pudiera terminar en un vencimiento de términos. 

Sin dar espera, la familia de la joven empezó a movilizarse pidiendo justicia. Sori Fernández, hermana de Natalia, convocó a las y los villavicenses para que acompañaran esta lucha exigiendo que se adelantara la audiencia, también organizó un sinfín de plantones y representaciones artísticas en diferentes sitios de la ciudad, y en redes sociales posicionó el hashtag #AudienciasParaSantovalYa. La movilización funcionó, pues el 25 de marzo, tras realizar un cierre en las vías contiguas al Palacio de Justicia, se conoció que la audiencia contra Carlos Santoval fue reprogramada para el 06 de abril. “Ese día se volvió a dejar claro que los términos habían sido corridos a la defensa, ya que ellos mismos habían solicitado aplazamiento y no iban a solicitar la libertad. Sin embargo, no se dio cumplimiento al proceso judicial y ahora piden la libertad argumentando que esos términos no le deben correr a ellos y por lo tanto habría vencimiento de términos”, comentó en ese momento Sori a El Cuarto Mosquetero.

Para fortuna de la familia de Natalia, los planes de Santoval y su defensa no funcionaron y ante el juzgado, quedó claro que, aunque difícil, es posible obtener justicia en este país. 

Los hechos 

Natalia Fernández Montoya fue encontrada sin vida por un vecino y su exnovio, Carlos Andrés Santoval, en su habitación cubierta con una sábana  el 15 de octubre del 2020 en Villavicencio. Este último confesó ese mismo día haber cometido el feminicidio. Según el reporte de Medicina Legal, la joven falleció por asfixia mecánica dos días antes, a las 2:00 de la mañana.

Antes de que el crimen saliera a la luz pública, Santoval fue a buscar a la joven por petición de la familia que no había sabido de ella desde hace dos días. En el proceso, el exnovio fingió preocupación por buscarla, según relataron sus vecinos. Ese mismo día fue señalado como sospechoso y terminó por confesar el crimen. Mientras esperaba la orden de captura, huyó hacia Monterey, Casanare, donde finalmente se entregó a las autoridades.

Comunicadora social y periodista, con experiencia en prensa escrita, comunicación institucional y trabajo con comunidades vulnerables desde el enfoque de la participación política, defensa del territorio y comunicación para el cambio social.