Piangua, la banda que mezcla ritmos ancestrales y contemporáneos en Colombia

Creada en el 2014 por Juan Camilo Manzano y Giovanni Betancourt, Piangua empezó explorando ritmos que fueran más allá del jazz, blues o funk rock. En esa búsqueda encontraron la riqueza melódica en sonidos tradicionales, no sólo de Colombia sino de África.

“Encontramos en Colombia una gran riqueza rítmica y sonora, empezamos a explorar más sobre ritmos que no son tan comunes o tan explorados acá, diferentes a la cumbia o al currulao del Pacífico”, mencionó Juan Camilo a El Cuarto Mosquetero.

Con la misión de crear nuevos ritmos, de andar en lo inexplorado y concebir nuevos sonidos, el dúo de artistas empezó su camino, -Juan Camilo en la batería, Giovanni en el bajo, y ambos cantando- hasta unos meses después cuando Valentina Blando se unió a la banda como voz principal. Con el tiempo se unieron también Óscar Cháves en la percusión afrolatina y Felipe Behlok, en la guitarra eléctrica.

Pero, ¿Por qué “Piangua»? a la pregunta, Juan Camilo contestó que al provenir de Cali, siempre ha tenido una relación muy cercana con el puerto de Buenaventura y las playas del Pacífico. Cuando inició su amistad con Giovanni en Bogotá, solía relatarle sobre los paisajes y costumbres de su región e impulsados por el deseo de aventura, conocieron playas como La Barra y Juan de Dios, cerca de Bahía Málaga.

En ese viaje, conocieron la Piangua, un molusco que crece en el manglar del Pacífico colombiano. “Es un fruto que crece ahí pero además hay una suerte de ritual para ir a recogerlo, lo hacen las mujeres, ellas son las que saben dónde está”.

“Pianguar”, como es denominada la actividad para recolectar este alimento, consiste en meter las manos en el lodo, una para agarrar el nido y la otra para escarbar. Es un proceso en el que se da un movimiento sincronizado, en forma circular, abriendo un agujero en medio del pantano hasta capturar el molusco.

La dinámica empleada para conseguir la Piangua, le pareció muy llamativa a los jóvenes, que lo asociaron a la idea de la fusión que se da en el manglar “pues es como el límite entre la selva y el agua salada del mar, es el lugar donde se encuentran esos dos características de lo selvático y lo marítimo. Estos dos ecosistemas son muy ricos y muy particulares, y la Piangua es muy exótica, por eso elegimos ese nombre”, argumentó Juan Camilo.

Por otro lado, el enfoque musical de la banda está inclinado a la exploración y la fusión de diferentes ritmos tradicionales afroperuanos, afrocubanos y afrocolombianos con sonidos más contemporáneos. El baterista de la banda explicó: “Es cómo logramos encontrar esos esos dos mundos, un poco de lo tradicional y de lo autóctono, con las influencias un poquito más urbanas”.

El último trabajo musical de Piangua, “La Ventolera” incluye rap con un poco de influencias del Pacífico y del Caribe colombianos, e inclusive del llano. “Nuestro próximo lanzamiento tiene una una fuerza inspirada en lo llanero, (…) nosotros no hacemos música estrictamente tradicional, no nos ha interesado nunca, sino que agarramos los elementos que nos parecen llamativos de otras culturas, de otros sonidos, y los adaptamos a nuestras creaciones”, señaló Juan Camilo.

El primer sencillo de “La Ventolera”, que reveló la banda se titula “Suena La Campana”, el cual ofrece un sonido enérgico y contrastante. La canción adopta la calidez y la fuerza del festejo peruano, fusionándola con ritmos y sonidos que aún resisten en el Pacífico colombiano para dar voz a una poesía inspirada en las comunidades más vulneradas y sus territorios. Es un grito de alerta y un llamado a la unidad porque «hay que darle aviso al pueblo» para hacerle frente a la creciente injusticia y desigualdad social que azota a los países del tercer mundo.

El videoclip de “Suena La Campana”, está disponible en Youtube e invita a la resiliencia, al despertar de la conciencia social y medioambiental, y al empoderamiento de las comunidades, a través de una creación colectiva que sincretiza magistralmente el mundo surreal del plano onírico y la belleza del mundo material representada por sus protagonistas y las locaciones donde se rodó el video, el cual se logró de manera completamente autogestionada.

La banda ha denominado como su sello personal “el Groove del Manglar”, un sonido tropical alternativo en el que se destaca un ensamble rítmico, voces y ecos que oscilan entre la rumba, la sensualidad y el ritual, y que evocan un mundo de atmósferas tribales psicodélicas que incitan al baile y al deleite en un show donde la energía escénica de los artistas es la protagonista.

Más Populares

¡Conócenos!

Somos una Agencia, y el medio para impulsar la transformación a través de la comunicación.