En el resguardo de la etnia Embera Katio, ubicado en el municipio de Uribe, Meta, desde el año 2016 están esperando el inicio de la obra de acueducto y alcantarillado anunciada por la Empresa de Servicios Públicos del departamento (EDESA S.A E.S.P).

El Gobernador Indígena, José Delio Leyva Gutiérrez, confirmó a El Cuarto Mosquetero, que en ese año la entidad EDESA S.A ESP, realizó una visita a la comunidad para identificar las condiciones sociales, económicas y demográficas, con el fin de proyectar la inversión que se requería para el proyecto. 

Alrededor de noventa (90) personas pertenecientes a la comunidad recibieron con optimismo la iniciativa, que, por ahora, se agrega a la lista de proyectos en papel que han quedado inconclusos durante varios gobiernos a nivel departamental y municipal. 

El Gobernador del resguardo hace un llamado a las administraciones a que “no legalicen recursos a nombre de los indígenas del departamento”.  La última respuesta emitida por la entidad fue en el 2019 durante una reunión departamental con líderes y lideresas, en la que al parecer el Gerente de EDESA S.A ESP afirmó que estaban buscando más recursos para desarrollar este proyecto. 

Para el vocero indígena es prioritario contar con un sistema de acueducto y alcantarillado que funcione con todas las medidas de saneamiento básico para mejorar y garantizar la calidad de agua potable necesaria para el consumo de niñas, niños y adultos mayores de la comunidad que sufren de problemas respiratorios y otras enfermedades. Mientras tanto las familias Embera Katio de la vereda La Julia siguen recolectando el agua de ríos cercanos y cuando llueve usan recipientes para depositarla. 

A pesar de que existen distintos avances en el país en la parte normativa y legal como el Acuerdo 05 de 2006 que expide el “Plan Integral de Apoyo a Comunidades Indígenas en alto grado de vulnerabilidad y riesgo de extinción”, y el Auto 004 de 2009 de la Corte Constitucional que establece la especial afectación de 34 pueblos de la población indígena del país, en los que fueron incluidos cinco (5) resguardos indígenas del departamento: los Sikuani, Guayabero, Inga, Embera Chamí y Embera Katío.

El conflicto armado interno, el desplazamiento forzado, la acelerada colonización y la ausencia de formulación e implementación de planes de vida que ordenen su desarrollo territorial y perspectivas de futuro han mantenido en el olvido a estas poblaciones.

Aunque la comunidad Embera Katio no ha hecho alguna denuncia por el incumplimiento de la obra de acueducto y alcantarillado, están dando un tiempo a la entidad para que adelante el proyecto, sin descartar futuras acciones ante las entidades de control de la Nación. 

 

Por: Astrid Lorena Ortiz

Trabajo de campo: Lina Álvarez y Edilson Ariza