En un lugar muy lejano, había un pueblo muy pequeño donde sus habitantes sobrevivían de la pesca, todos se abastecían del agua de un río que pasaba cerca y allí mismo iban a pescar, pero después de un largo tiempo lamentablemente el río se contaminó por la basura que arrojaban sus habitantes.

Un día, un grupo de estudiantes se pusieron en la tarea de crear una solución para que todo volviera a la normalidad, ellos se llamaban Sara, Manuela, Juan, Marcos y Ana, analizaron la situación entre ellos y llegaron a la conclusión, que la contaminación del río se había presentado por la basura que arrojaban a este afluente, entonces se fueron al pueblo a hacer una reunión con todos los habitantes.

Ana y sus compañeros les dijeron a todos los habitantes reunidos en el parque del pueblo:

-Si no paramos la contaminación, no tendremos ni agua, ni animales, ni el dinero que obtenemos de la pesca ¡El futuro de todos depende de ello!-

Luego de este mensaje, todos cayeron en cuenta y desde aquel momento la comunidad ayudó a que el río volviera a ser el mismo de antes, más limpio y puro, hoy en día tiene muchos árboles, plantas y  fuentes hídricas limpias.

FIN

Reporterita: Yulitza Jerez

Si quieres conocer más estos relatos, puedes descargar Cuentos del Bosque, una recopilación de historias creadas por nuestros y nuestras reporteritas populares en Villavicencio y Acacías en el Meta, y El Peñón en Santander, quienes desde la comunicación vienen aprendiendo sobre el cuidado de la naturaleza y el derecho a una alimentación y nutrición adecuada.

En el municipio de El Peñón, Santander se empezó a trabajar durante éste año con un grupo de niños, niñas y jóvenes de la Escuela veredal de Cruces, para que así, también en la ruralidad, se estén formando reporteritos/as con habilidades de liderazgo, comunicativas y que se interesen por aportar desde sus saberes en la defensa del territorio y en construir territorios más justos y equitativos. El proceso de formación es dirigido allí por nuestra comunicadora Lina Álvarez.