Con la firma del contrato 151 del 2011 y la aprobación de recursos de regalías para este proyecto, inició el primer intento de re-construcción del Centro de Salud del barrio San José ubicado en la comuna dos en Villavicencio.

Desde 2008, durante la administración del exalcalde Héctor Raúl Franco Roa se habían demolido las instalaciones de este centro y se convirtió en un “elefante blanco” en la capital del Meta. Según información publicada por los medios de comunicación de la época, este puesto de salud se derribó ya que se encontraba en un sector de alto riesgo de desplome, pues era una zona de ladera.

En 2014 se liquidó el contrato pues llegó a la fecha límite y los recursos asignados fueron insuficientes para su culminación. Además, el proceso terminó con ocho suspensiones durante el tiempo de vigencia y habiendo superado apenas la fase de estudios y diseños para la primera etapa de construcción. Es decir que, con el paso de los tres años entre la aprobación de los recursos y la liquidación del contrato, el avance en la ejecución del proyecto fue irrisorio. Por el contrario, se agotó el presupuesto asignado y los habitantes del sector; a pesar de las continuas solicitudes, siguieron padeciendo por un lugar cercano y eficiente que les prestara un servicio de salud de calidad. 

Durante el 2016, y bajo la administración del exalcalde Wilmar Barbosa Rozo, inicia nuevamente un proceso de actualización en cuanto a presupuesto y al cumplimiento a cabalidad de todos los requisitos exigidos por parte del Ministerio de Salud y Protección Social para el avance del proyecto. Sin embargo, es sólo hasta 2017 que se logra la asignación del presupuesto para su desarrollo. Finalizando el 2018 se estableció la reformulación del proyecto, se adelantaron las consultorías para estudios y diseños y se determinó la ejecución del presupuesto para el 2019. Nuevamente, y siguiendo la historia de retrasos en el plan de desarrollo de la obra, tampoco se abrió la licitación para su realización durante ese año. 

Es hasta 2020, después de nueve años de haber firmado el primer contrato para esta edificación, que se inician las labores de construcción. En total, son $2.091.039.035,00 los que se están invirtiendo en esta obra que desarrolla la Alcaldía de Villavicencio en cabeza de Juan Felipe Harman, y liderada por la Secretaría de Salud Municipal; bajo la vigilancia y acompañamiento de la Secretaría de Salud del Departamento. 

Foto Alcaldía de Villavicencio.

Esta obra se adelanta en el marco de la crisis humanitaria por la que atraviesa el mundo a raíz de la pandemia por el covid-19. Por esto mismo, según Tania Lucero Cortés, Secretaria de Salud de Villavicencio, el contrato deberá tener una adición referente a la atención específica y tratamiento del virus. “Lo más posible es que se haga un reajuste al contrato, pues se requiere una modificación en lo aires acondicionados inicialmente proyectados para el centro, pues ahora requerimos unos aires especiales que disminuyen el riesgo de mantener el virus dentro del ambiente” afirmó

Luego de dos meses de trabajo, con jornadas laborales de 16 horas, se espera entregar esta nueva obra en los próximos meses, sin contar con nuevas adiciones que se requieran para el acondicionamiento del centro, que, de ser necesario, según Felipe Harman, servirá como centro de atención primaria para los contagiados por covid-19 en la ciudad. “Necesitamos espacios para salvar vidas, eso es lo más importante, además de que lo hacemos con el compromiso de ampliar nuestra capacidad de servicio en el área de la salud” afirmó Harman. 

Hasta la fecha la ejecución de la obra por parte de la empresa contratista LCR Ingeniería SAS está al 60%. El centro de salud permitirá atender a la población de barrios aledaños como Camilo Torres, Colinas y San José, que llevan años esperando que se inviertan los recursos públicos necesarios que garanticen su derecho fundamental a la salud, amparado por la Carta Magna de Colombia y que, por demoras en trámites administrativos, falta de voluntad política y olvido estatal ha sido vulnerado históricamente.