Lo que quedó de la casa del gobernador