Mujeres de Villa Lorena fueron beneficiadas con copas menstruales

En el asentamiento de Villa Lorena en Villavicencio, desde hace seis años el medio de comunicación y colectivo de comunicaciones El Cuarto Mosquetero, ha trabajado con la comunidad, pero especialmente con los niños, niñas y jóvenes en el proceso de formación de reporteritos y reporteritas populares. Por ello, Fondo Lunaria a través del fondo en movimiento con el que apoya a organizaciones de base, hicieron posible que nueve mujeres de este sector recibieran kits de higiene menstrual.

Cada kit consta de una copa menstrual de silicona médica, una toalla de tela, un protector de tela y un manual de uso de Evolution Copa Menstrual, empresa que además de vendernos las copas, nos donó 12 de estas para ser entregadas a mujeres de sectores vulnerables. Las copas fueron entregadas según la talla de cada mujer, pues a partir de si ya tienen una vida sexual activa, han tenido hijos o incluso el tamaño del cérvix, varía el tamaño de cada copa entre XS, S, M y L.

Las copas además de permitir que ahorren alrededor de $4.000.000 de pesos durante aproximadamente 35 años que le puede durar el ciclo menstrual a una mujer, también permite disminuir la cantidad de elementos contaminantes arrojados al planeta tierra. Durante cada ciclo mensual, una mujer puede gastar alrededor de 16 toallas higiénicas, es decir, 192 al año y entre 5.000 a 7.000 toallas o tampones desechables durante los años que puede durarle la menstruación a cada fémina antes de que se le quite su menstruación y llegue a ellas la menopausia.

Según investigaciones adelantadas, cada toalla higiénica puede demorar alrededor de 100 años en descomponerse en su totalidad, y la mayoría de estas van a parar a rellenos sanitarios, a ríos y a mares. Por lo que cada vez es más imperante que las mujeres puedan gestionar su menstruación, conocer su ciclo, su cuerpo y así mismo disminuir la huella ambiental que le están dejando al planeta tierra. Además, pensando en cómo la emergencia sanitaria y social ha intensificado las desigualdades y las necesidades que viven las comunidades en sectores vulnerables y cómo ha afectado especialmente a las mujeres, el que estas no tengan que volver a preocuparse por comprar elementos de higiene menstrual durante alrededor de 10 años que dura la copa menstrual, permitirá que puedan invertir esos recursos en ellas mismas y/o en sus hijos.

De las 95 copas menstruales que se estarán entregando en Villavicencio, Meta y El Peñón en Santander, ya se han entregado siete en Parcelas del Progreso, 15 a trabajadoras sexuales de Villa Julia y San Benito, diez a mujeres de distintos barrios de la capital del Meta y las nueve que se entregaron en Villa Lorena, para un total de 41 copas entregadas hasta el momento.

Lina Marcela Álvarez Camargo

Comunicadora Social y Periodista. Especialista en Políticas Públicas para la Igualdad en América Latina. Fundadora del colectivo y medio de comunicación alternativo El Cuarto Mosquetero. Desde la comunicación trabaja los temas de género, paz y ambiente.