Más de $10.000 millones invertirán en armamento para el ESMAD aunque Gobierno afirmaba no tener caja

En dos procesos de contratación de la Dirección Administrativa de la Policía, se evidencia una orden de compra para adquirir granadas, rifles lanzadores de gas y equipo de protección antimotín.

El senador, Wilson Arias tuvo acceso a dos avisos de convocatoria por parte de la Policía Nacional con el fin de adquirir equipos para el ESMAD como granadas, gases lacrimógenos, explosivos, trajes antimotines y rifles lanzadores de gas, por un valor que supera los $14.100 millones.

Según Arias, el primer contrato se publicó el 23 de marzo de 2021, para la adquisición de “Municiones menos letales y lanzador de gas de 37 MM”, por un valor superior a los 2’623.000 de dólares, es decir más de 10.400 millones de pesos.

Esta compra incluye la adquisición de 98.686 cartuchos de gas lacrimógeno, por un valor de $5.434’778.280. Además, un total de 25.349 granadas, entre ellas 9.935 granadas de gas, 5.650 granadas de aturdimiento, 5.843 granadas multi-impacto y 3.921 granadas de humo, por un valor de $4.124’317.160.

“El documento revela la compra de 60.684 esferas explosivas, por un valor de $509.745.600 y 107 rifles lanzadores de gas, por $426’763.080, para un total de $10.495’604.120. “La adjudicación de este contrato se plantea para el 20 de mayo. Aún se puede detener la compra, lo que no sólo es inteligente, sino un deber ético hacia los miles de ciudadanos que están aguantando hambre y represión”, señaló Arias.

El segundo contrato, para la “Adquisición de Equipo de Protección Antimotín”, tiene un valor que supera los $3.600 millones. “La compra la abrieron el 6 de abril del presente año, mientras el Gobierno le decía al pueblo que no tenían caja y escribían la miserable reforma tributaria”, denunció el senador.

De acuerdo con el documento, la Fuerza Pública pretende comprar 650 protectores corporales, 2.138 escudos y 1.948 cascos antimotín, por un valor de $3.622’066.189, decisión que fue calificada por Arias como “un derroche para aumentar la represión”. Y es que, según diferentes ONG, el uso de estas armas ha afectado gravemente la integridad de las y los manifestantes durante las marchas de los últimos días, dejando al menos 31 jóvenes con heridas en los ojos, según la organización Defender la Libertad.

Por su parte, la ONG Temblores, que ha hecho un seguimiento riguroso a los casos de violencia policial durante las manifestaciones, reportó un panorama alarmante. 

Ante la situación, el Senador hizo un llamado al presidente Iván Duque y al ministro de Defensa, Diego Molano, a revocar de inmediato esa compra. “Hay hambre, desesperación, desempleo, la salud no funciona, ¡reprimir no puede ser la prioridad!”, señaló. 

Cabe recalcar que el exministro de Hacienda, quien fue el autor de la tercera Reforma Tributaria que se busca implementar en Colombia durante la presidencia de Iván Duque, anunció que Colombia ya no tenía caja para solventar las necesidades de la población debido a la inversión que se realizó durante la pandemia, por lo que crearían la Ley de Solidaridad Sostenible -o sea, la nueva reforma tributaria-. Sin embargo, son varios los casos en los que se ha evidenciado que el Gobierno Nacional busca invertir en el fortalecimiento de las fuerzas armadas, comprando aviones de guerra, tanquetas para el ESMAD e indumentaria para la Policía Nacional, mientras las necesidades básicas de bienestar siguen ahogando a las y los colombianos.

Equipo Editor