El día de ayer la Veeduría Mujeres Libres de Violencias mediante comunicado público manifestó que debido la falta de celeridad de la Secretaría de la Mujer ante lo que sería un caso de violencia física y psicológica por parte de un contratista de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado- EAAV-, a una contratista de la Alcaldía de Villavicencio, solicitan el avance en el caso al interior de esta entidad.

 

Los hechos de violencia habrían ocurrido el 08 de marzo en horas de la tarde por parte de Santiago Patiño, que según manifestó la veeduría fueron conocidos por la Alcaldía de Villavicencio, especialmente porque el 09 de marzo fue interpuesta la denuncia ante la Fiscalía General de la Nación y se le solicitó a la Secretaría de la Mujer que activara la ruta de violencia de género, pero al cuestionar sobre el avance del caso manifestaron: “hemos realizado seguimiento al caso y lo estamos reportando a la entidad competente, es decir, a las áreas de talento humano para ser remitidas a la entidad competente como contratistas”.

 

Teniendo en cuenta lo anterior, la veeduría hizo un llamado a la entidad municipal para que proteja a quien sería la víctima y termine el contrato a Patiño mientras por vía legal se evidencia su responsabilidad demostrando así, que se tiene cero tolerancia con el maltrato hacia la mujer.

 

Nos comunicamos con el alcalde de Villavicencio, Felipe Harman quien manifestó que, al contratista se le pidió la terminación de su contrato con la EAAV y se está implementando la ruta con acompañamiento legal y psicosocial a la contratista. Por su parte, Santiago Patiño dijo a este medio que ya se presentó a la Fiscalía y resolverá todo mediante las vías legales.

 

A partir de lo sucedido también se abrió el debate sobre si al escrachar al presunto victimario no se está exponiendo también a quien sería la víctima teniendo en cuenta la facilidad de asociar a ambas partes, por ello a través de su cuenta de twitter personal, la secretaria de la Mujer, Ana María Morales publicó que “los principios de la ruta de atención de violencias de género es garantizar la confidencialidad y privacidad de las mujeres con el fin de evitar que sean revictimizadas. Debemos ser coherentes con nuestros discursos y actos para no hacer acción con daño”, y manifestando que activan la ruta de manera segura y oportunidad.

 

Por su parte la Veeduría Mujeres Libres de Violencias recordó que, en primera medida no expusieron sus datos, segundo, la Ley 1257 hace un llamado a denunciar y realizar todas las acciones necesarias para que se garanticen los derechos de las víctimas. Además, reiteraron que además de su derecho a la libertad de expresión, la Corte Constitucional reconoce la importancia del ciber activismo para denunciar VBG y también en su sentencia T – 061 de 2022 “legitima el escrache virtual, cuando el objetivo es señalar que existe hechos de violencia que son una grave violación a los derechos humanos de las mujeres”, puntualizaron, añadiendo que su único fin es que la administración realmente garantice los derechos fundamentales de la víctima pues aseguran solo le han dado atención psicológica.

 

Por lo pronto se espera que haya celeridad en la investigación y que dentro de la entidad se estén tomando medidas rigurosas para evitar las violencias basadas en género.

Comunicadora Social y Periodista. Especialista en Políticas Públicas para la Igualdad en América Latina. Fundadora del colectivo y medio de comunicación alternativo El Cuarto Mosquetero. Desde la comunicación trabaja los temas de género, paz y ambiente.