Alias “Pepón”, sindicado por el feminicidio de Julieth Alejandra fue puesto en libertad

A sus 20 años, Julieth Alejandra Torres Castañeda, fue reportada como desaparecida el 19 de enero del 2019, tres días después la encontraron muerta tras ser lanzada por un abismo y rodar más de 60 metros en un sector de la vía que de Villavicencio conduce a Pipiral, antigua vía a Bogotá.

El día de su fallecimiento, Julieth no fue al casino donde solía trabajar porque pidió permiso para cuidar a su hijo, quien estaba enfermo. Estuvo toda la mañana en la casa hasta que, a las 2:00 pm, le avisó a su hermana, Ingrid Silva, que llevaría al menor hacia la Clínica Cooperativa. 

Ingrid es deportista, ese día tenía que jugar un partido de fútbol a las 7:00 pm y cuando se fue, Julieth aún no llegaba a la casa, pero no pensó nada malo, pues una hora antes había recibido un mensaje de voz de su hermana, informándole que la visita al médico fue exitosa y que pronto iría a su hogar. Sin embargo, al regresar, Julieth no estaba en la casa. Las horas transcurrieron y la joven seguía sin aparecer. 

A la 1:00 de la madrugada, Ingrid le escribió preocupada a su hermana, reclamándole por no avisarle que se tardaría en llegar a su hogar. Poco después le contestaron: “Estoy con un amigo, ya voy para la casa”. Ingrid estuvo hasta las 2:00 am hablando con una familiar que la había visitado. Hasta el momento, no estaba preocupada pero si enojada porque ya era tarde y su Julieth no aparecía. 

El domingo en la mañana, siguió sin ver a Julieth en la casa pero no se le hizo extraño, pues ese día tenía que trabajar desde muy temprano. A las 4:00 pm, a Ingrid la llamó su mejor amiga preguntándole por su hermana, a lo que ella respondió confundida, que se suponía que debía estar trabajando. Aprovechó que estaba en el Terminal de Transportes de Villavicencio acompañando a su familiar quien regresaría al lugar donde residía y fue a buscar a Julieth, pues el casino en el que trabajaba estaba ubicado en esa entidad. 

Al llegar al casino, Ingrid vio que estaba cerrado y en ese momento se encendieron las alarmas de preocupación. Julieth no contestaba llamadas y su foto de perfil en Whatsapp ya no estaba. Entonces avisó a su familia de la desaparición de su hermana. A las 7:00 pm puso la denuncia por desaparición en la Fiscalía y tuvo que esperar hasta el lunes para que empezara el proceso de búsqueda. 

Pero la familia inició desde antes su proceso de búsqueda difundiendo la foto y desaparición de Julieth por redes sociales y buscando medios de comunicación. El lunes, Ingrid recibió información anónima de que en el asentamiento La Nohora, habían visto a una joven parecida a Julieth en precarias condiciones, pero esto resultaría siendo una falsa alarma. 

Desde la Policía Metropolitana de Villavicencio, se informó que el cuadrante vial número uno fue informado el martes, 21 de enero, de la existencia de un cuerpo sin vida en el kilómetro 85+500, sobre el sector conocido como La Coloradita.

Hasta el lugar se dirigieron los uniformados y luego de establecer el hallazgo del cuerpo se comunicaron con el CTI de la Fiscalía que realizó la inspección del lugar y el cadáver, “el cual presentaba bastantes laceraciones y lesiones producto de la caída de unos 60 metros de altura de un barranco”.

Mientras la familia buscaba a Julieth por su propia cuenta, a una amiga de Ingrid que tenía contacto cercano con policías, le llegó la información de que habían encontrado el cuerpo de una mujer con descripciones similares a las de la desaparecida. La conmoción entre las y los allegados no se hizo esperar, incluso algunos entraron en negación, no podían creer que ese cuerpo fuera el de Julieth. 

Aun y con el shock que permanecía entre la familia, de inmediato fueron al lugar donde habían encontrado el cuerpo. Cuando llegaron, las autoridades se encontraban haciendo el levantamiento del cadáver al fondo de un barranco. En la parte alta Ingrid encontró las sandalias, una moña y demás elementos que efectivamente pertenecían a su hermana. Tras tres días de búsqueda intensa lograron encontrarla, pero sin vida. Ahora debían hallar al culpable. 

Julieth llevaba seis meses separada de su pareja y padre de su hijo, Alexis Camilo Montoya, alias ‘Pepón’. Según la Fiscalía, con mentiras, ese día la joven fue llevada en motocicleta por Jhon Edison Vallejo Rodríguez, alias “El rolo”, amigo de Alexis, a encontrarse con su expareja, quien posteriormente la asesinó propinándole seis disparos y luego la lanzó por el barranco. Al parecer, el presunto feminicida le había prohibido a la víctima sostener alguna relación sentimental con otra persona así estuvieran separados. 

Días después de ser hallado el cuerpo de la joven, Cristian Alexander Velásquez, un amigo de Julieth fue víctima de un atentado, al parecer, perpetrado por Alexis, quien lo habría dejado mal herido en una casa de residencia en el barrio Prados de Siberia. Estos hechos conllevaron a que alias “Pepón” fuera capturado y enviado a la cárcel con medida de aseguramiento, pero luego su abogado defensor consiguió que le concedieran el beneficio de “casa por cárcel”.

El 28 de febrero, un juez penal municipal declaró medida de aseguramiento en establecimiento carcelario para el sindicado por los delitos de feminicidio y porte ilegal de arma de fuego de uso privativo de la Fuerza Pública. El sujeto quien no aceptó los cargos y al día de hoy sigue declarándose inocente a pesar de las pruebas que aportó la Fiscalía y que, según Ingrid, no han sido suficientes para declararlo culpable. Por los mismos hechos y ante otro juez, la Fiscalía imputó cargos e impuso medida de aseguramiento en establecimiento carcelario a alias “El rolo”. 

Cabe recalcar que Alexis contaba con dos denuncias por violencia intrafamiliar. La familia de Julieth desde noviembre del año pasado ha intentado conseguir una audiencia preparatoria. Mientras tanto, el abogado del sindicado seguía pidiendo la libertad para su defendido, objetivo que logró y por el cual este caso está volviendo a la mira mediática luego de dos años, pues hace tres días alias ‘Pepón’ salió de la cárcel. El testigo clave de la Fiscalía fue asesinado y hasta el momento, no se conocen los motivos. 

No obstante, la familia de la víctima ha asegurado que se mantiene en pie de lucha para lograr que haya justicia para Julieth. Asimismo, gracias al acompañamiento que han recibido por parte de la Veeduría Mujeres Libres de Violencia y la Red de Amigas, han podido hacer presión ante los entes competentes para que el caso no quede en la impunidad. 

El Meta no sale de alerta roja por los casos de feminicidios que se han registrado durante el 2020 y 2021. Los casos que más conmocionaron a la ciudadanía fueron los de Katerine Nova, Natalia Fernández, Leidy Tatiana García y Marisol Melguizo, crímenes que al día de hoy continúan impunes.

Equipo Editor