X FESTIVAL DEL AGUA: SEMBRAMOS EN EL TERRITORIO PROPUESTAS PARA LA VIDA DIGNA

109

Por: Comisión prensa Festival del Agua

El Festival del Agua se consolida como un escenario que congrega esas comunidades y esos procesos sociales del Oriente Antioqueño que día a día defienden el territorio y siembran los anhelos de tener una vida digna. El Festival llega a su décima versión para reflexionar sobre las problemáticas socioambientales presentes en la región y, a su vez, construir y consolidar formas autónomas de habitar el territorio.

10 años defendiendo el territorio

Defender los bienes naturales y el derecho al territorio, luchar contra las altas tarifas y la privatización de los servicios públicos, la defensa de los Derechos Humanos, construir una agenda regional con objetivos comunes de las comunidades campesinas y urbanas, fueron las apuestas de las comunidades y las organizaciones sociales en el primer Encuentro Departamental de Servicios Públicos y Pobreza que se llevó a cabo en el municipio de El Peñol en el año 2009. Este escenario, organizado por el Equipo Departamental de Servicios Públicos y Pobreza (conformado en ese entonces por organizaciones populares del Oriente Antioqueño y Medellín principalmente), sería el precursor de los que años después se llamaría Festival del Agua.

El Segundo Festival del Agua fue realizado en el municipio de Cocorná en el año 2010, en el marco del Foro sobre Desconexión de servicios públicos y gran minería. Fue en ese año que se otorgó la licencia ambiental de la hidroeléctrica el popal junto con la concesión de aguas del río Cocorná por un periodo de 25 años.

Un año después, San Francisco sería sede del III Festival del Agua. Allí nació la propuesta de una Marcha Carnaval como ejercicio de movilización y denuncia contra la privatización de las fuentes hídricas para su comercialización, el abastecimiento de hidroeléctricas y su uso en proyectos de explotación minera. En esta oportunidad también se visibilizaron los acueductos comunitarios administrados por las comunidades y la suspensión de la microcentral que se pretendía construir en el río Tafetanes del municipio de Granada.

El IV Festival del Agua se realizó en el municipio de Granada, en el año 2012. Ese año la Mesa de Derechos Humanos del Oriente Antioqueño reportó una crisis humanitaria debido al auge de proyectos extractivos que querían explotar los bienes del territorio: se contabilizaron 52 pedidos de concesión para pequeñas, medianas y grandes hidroeléctricas. Este panorama motivó el surgimiento del Movimiento por la Vida y la Defensa del Territorio (MOVETE).

En el 2013 sería la primera vez que el Festival del Agua se realizó en el altiplano del Oriente Antioqueño, esta vez en el Carmen de Viboral, donde se llevó a cabo un foro sobre minería y seguridad alimentaria, y se fundó formalmente el MOVETE. En aquella oportunidad se logró que la Asamblea de la subregión bosques y otros procesos y organizaciones de diferentes municipios convergieran en el mismo movimiento. El V Festival del Agua se convirtió en el mecanismo para unir al Oriente Antioqueño.

Bajo el lema “Por la autonomía, la defensa del territorio, la vida y la paz”, fue llevado a cabo el VI Festival del Agua en el municipio de San Carlos en el 2014. De aquel año se destacaron acciones como la movilización en contra de la construcción de la PCH “La Chorrera” en San Carlos, la Audiencia Pública sobre el proyecto hidroeléctrico Porvenir II, y la marcha hasta la sede principal de Cornare en defensa del territorio.

Un año más tarde, el Carmen de Viboral volvió a ser el municipio anfitrión para el VII Festival del Agua. La región se unió en torno al lema “Nuestras aguas son patrimonio para la vida”. Allí se realizó una Audiencia Popular Ambiental, se visibilizaron las afectaciones a la biodiversidad, se plantearon alternativas para fortalecer la organización comunitaria y entablar un dialogo con las autoridades pertinentes. Del 2015 cabe reseñar la II Asamblea Nacional por la Paz llevada a cabo en el municipio de Rionegro y el Cabildo Abierto realizado en el municipio de Sonsón en defensa del Río Arma.

El VIII Festival del Agua fue realizado en el municipio de San Luis en el 2016, bajo el lema “Por la justicia ambiental y la paz territorial, que las aguas fluyan hacia la paz”. El principal objetivo en aquella oportunidad fue generar alternativas para la permanencia digna en el territorio.

En el 2017, el Festival llegó por primera vez a la subregión paramo. “Para amar, defender y vivir el Páramo”, el Oriente Antioqueño se movilizó hasta el municipio de Sonsón. Allí se hicieron recorridos para evidenciar las afectaciones provocadas por las microcentrales Aures Bajo e Hidroarma, por el monocultivo de aguacate, y la deforestación del páramo.  También se realizó una Audiencia Pública Senatorial de control político sobre los proyectos minero energéticos y los conflictos socioambientales presentes en todo el territorio.

Programación del X Festival del Agua

Este año el Movimiento por la Vida y la Defensa del Territorio realizó el pasado 27 y 28 de octubre la décima versión del Festival del Agua. Alrededor de 500 personas se dieron cita en el municipio de San Francisco.

El festival comenzó en la mañana del 27 con un acto simbólico que tendrá lugar al frente del restaurante El Cacique, sobre la vía Medellín-Bogotá. En el sitio se llevó a cabo un performance sobre la relación del ser humano con la naturaleza, las afectaciones de proyectos hidroeléctricos y el cuidado de la madre tierra. Posteriormente, los asistentes hicieron una breve caminata hasta el sector conocido como la Piñuela, jurisdicción del municipio de Cocorná, para luego dirigirse al sector conocido como Pailania en San Francisco. En este punto las diferentes delegaciones disfrutaron de un sancocho comunitario y de bañarse en las aguas del río Santo Domingo.

A las 2:00 de la tarde iniciaron los recorridos temáticos cuyo propósito era visibilizar las alternativas al desarrollo presentes en el municipio. Los asistentes pudieron escoger entre la ruta del chocolate y economía campesina; el sendero turístico de la vereda Aguadas; los acueductos comunitarios de las veredas El Pajuí y La Esperanza; y la ruta de mujeres y cultura campesina. El primer día finalizó con una marcha carnaval en el casco urbano y un acto cultural que contó con cantautores campesinos, poesía, y trovas.

El segundo día inició con una reflexión sobre lo visto en los recorridos y una socialización de las alternativas zonales al modelo de desarrollo. El altiplano hizo hincapié en la agroecología, el arte y la cultura como forma de resistencia. La zona bosques reivindicó el patrimonio ambiental y el turismo comunitario como formas de apropiación territorial. Mientras que la subregión de páramo socializó las propuestas de organización campesina para la vida digna. Luego, las delegaciones visitaron la tradicional feria campesina que se realiza cada dos meses en San Francisco. La actividad cerró con una declaración política (pronta a publicarse) y un acto simbólico.

¿Por qué San Francisco?

 “Sembramos en el territorio propuestas para la vida digna” es el lema que inspiró el X Festival del Agua. Este año, el MOVETE pretendió hacer énfasis en propuestas alternativas autónomas del territorio como la agroecología, las ferias campesinas, la economía solidaria, el turismo ecológico y comunitario que se contraponen al desarrollo basado en el extractivismo, un desarrollo depredador del medio ambiente.

Las iniciativas promovidas por la ACA (Asociación Campesina de Antioquia) y las mujeres campesinas de San Francisco son referentes exitosos de la vida digna que el MOVETE sueña para sus comunidades, por eso los procesos sociales articulados al MOVETE eligieron este municipio rico en paisajes y en fuentes hídricas. “Desde la ACA veníamos preparando la logística y la convocatoria por medio de reuniones realizadas en la Casa de la Cultura con el fin de hacer del Festival del Agua un espacio múltiple de experiencias vividas en nuestros campos”, afirma Jaime Gómez, integrante de la ACA.  “Además queremos seguir fortaleciendo en San Francisco los procesos que se tienen y que los participantes del festival observen nuestras estrategias de siembra, producción y comercialización de los productos típicos de las veredas para potenciar la soberanía alimentaria”, concluyó.

A lo largo de estos últimos años, los campesinos de San Francisco se han preocupado por sembrar vida digna en su territorio para mejorar sus condiciones de vida, interesados en sembrar la esperanza en sus hogares por medio de prácticas que garanticen una seguridad alimentaria duradera.

COMENTARIOS CON FACEBOOK
Compartir