LA LITERATURA NAZI EN AMÉRICA Y COLONIA DIGNIDAD

317
Recuperada de: http://www.coloniadignidad.cl/memorias-y-resistencias

Por: Carlo Alexander Carrillo Galvis

Hace unos días terminé de leer el libro; La literatura nazi en América, del escritor chileno, Roberto Bolaño. El título es bastante sugestivo, me imaginaba una especie de enciclopedia o ensayo referente al tema. Sin embargo, no es un libro que haga un recorrido específico sobre los exponentes de la literatura nazi en América, pues los personajes son ficticios y tal vez, las situaciones también. No obstante, me atrevo a decir que el contenido es una mezcla entre lo real y lo ficticio, algo que expondré más adelante.

Llama poderosamente la atención, que principalmente, la gran mayoría de los protagonistas de la novela, son poetas.

La relación entre poetas, nazismo y posición social es bastante fuerte. Solo algunos protagonistas pertenecen a clases populares, los demás son destacados miembros de la “alta sociedad” con un nivel cultural elevado. Algunos datos son llamativos; títulos de revistas como: rebeldes blancos, de libros como; años de lucha de un falangista Americano en Europa, y sociedades y lugares como; la Comuna Aria Naturalista, dejando a la curiosidad del lector si son  falsos o verdaderos.  Respecto a esto último, no dejo de pensar en la relación entre el apartado: Dos alemanes en el fin del mundo y su capítulo: Willy Schurholz, Colonia Renacer y el centro clandestino de torturas Colonia dignidad. Si bien Bolaño nunca menciona este centro, creo que existe una fuerte relación.

Para empezar, Bolaño nos habla de un lugar llamado Colonia Renacer, ubicado a cuarenta kilómetros de Temuco, Chile. Dentro de esta colonia funciona “una escuela, una clínica, un taller mecánico y un sistema económico autárquico (…). La Colonia Renacer es una empresa rentable. Su presencia es inquietante: sus fiestas las celebran en secreto, ellos solos, sin invitar a lugareños, sean pobres o ricos. Sus muertos los enterraban en su propio cementerio.” Además, como señala el autor, sus pobladores, eran alemanes. Al recurrir a un sistema autárquico, se trabajaba de sol a sol, sin contratar campesinos o subarrendando parcelas, su llegada a territorio chileno, coincide con el fin de la segunda guerra mundial.

Bolaño señala, que algunas de las actividades de la Colonia Renacer eran noticia; orgías, esclavos sexuales y ajusticiamientos secretos. Además-añade-, se rumoraba que Mengele estuvo en aquel lugar, no obstante, menciona, que en realidad el “único criminal de guerra que pasó unos años en la Colonia (dedicado en cuerpo y alma a la horticultura) fue Walther Rauss, al que luego se quiso vincular con algunas prácticas de tortura durante los primeros años del régimen de Pinochet.” Colonia Renacer, deja de ser noticia luego del once de septiembre de 1973[1].

Ahora bien, qué relación encuentro entre la Colonia Renacer y Colonia dignidad. Primero, lo similar en sus nombres. Pero, en términos históricos y geográficos, es importante mencionar que Colonia dignidad existió, y se ubicó en Chile, aproximadamente desde 1961. Fundada por Paul Schafer, exmilitante de las juventudes hitlerianas. La llegada de la fundación Colonia Dignidad a ese país, se debe a que su fundador, tenía una orden de aprehensión emitida por la fiscalía de Bonn, por abuso sexual de niños, esto motivó su salida de Alemania.

Similar a lo que menciona Bolaño, Colonia Dignidad estaba compuesta por una escuela, un hospital, panadería, talleres, áreas para el cultivo, carnicería, entre otros. La Colonia era un centro de explotación laboral y de abusos sexuales, pues documentos desclasificados en el año 2016, lo demuestran. Ninguno de los habitantes podía salir y eran obligados a largas horas de trabajo no remunerado. Según testimonios de algunas personas que lograron escapar, aquellos que no obedecieran las estrictas normas, eran torturados con electroshock, medicamentos psicotrópicos y golpizas públicas o privadas.

Ahora bien, el autor de La literatura nazi en América, señala la relación entre nazis, la Colonia y la dictadura militar chilena. Como señalé anteriormente, Bolaño menciona a Walter Rauss, quien pasó algunos años en Colonia Renacer y su posible relación con prácticas de tortura bajo el régimen dictatorial de Augusto Pinochet. Pues bien, Colonia Dignidad mantuvo relaciones de cooperación con la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), organismo encargado de la represión política bajo la dictadura. Además, existió una relación de trabajo entre la DINA y Walter Rauff, el coronel de las SS Nazi. Bolaño señala a un tal Walter Rauss, posiblemente haga referencia a Walter Rauff, quien visitaba, y presuntamente vivió algunos años en Colonia Dignidad. Esta relación entre nazis, Colonia Dignidad y la DINA, es evidente, informes y documentos desclasificados, señalan que sus instalaciones servían como centros de tortura y desaparición.

La colaboración que ofreció Colonia Dignidad a la dictadura militar chilena deja entrever las relaciones aún no del todo esclarecidas entre nazis y Latinoamérica. Después de la segunda guerra mundial, es evidente que muchos nazis arribaron a territorio latinoamericano, sin embargo, existen dudas sobre la colaboración de estos con los gobiernos de turno. Para el caso chileno, Colonia Dignidad funcionó como centro de secuestro, tortura y desaparición de miembros de partidos de izquierda y organizaciones sociales. Además, sus miembros, capacitaron a militares pertenecientes a la dictadura, en la lucha contra lo que se denominó el enemigo interno con el fin de obstaculizar el avance del comunismo. Lo anterior, enmarcado bajo el contexto de la guerra fría y lo que se denominó; Plan Cóndor.

Termino señalando que posiblemente La literatura nazi en América, de Roberto Bolaño, no sea una obra de total ficción, sino una mezcla–como lo señalé al principio de este escrito–, entre lo ficticio y lo real. Las similitudes entre Colonia Renacer y Colonia Dignidad, a mi modo de ver, son evidentes, su ubicación geográfica, los nombres de miembros nazis y la relación entre estos y la dictadura de Pinochet, son otras evidencias. Tal vez, uno de los propósitos del escritor chileno era que el lector indague y descubra esa relación a partir de personajes ficticios, entre literatura nazi y sucesos históricos.

Por último, invito al lector que quiera ahondar aún más sobre Colonia Dignidad–ya que rebasa el propósito de este escrito–, que vea la película que se estrenó en el año 2015 con el mismo título de la fundación, además, los convido a conocer la página web; www. Coloniadignidad.cl. elaborada por la asociación por la memoria y los derechos humanos colonia dignidad, allí el lector evidenciará la actual disputa por la lucha de la memoria y los trágicos sucesos que se llevaron a cabo en Colonia Dignidad.

[1] El 11 de septiembre de 1973 se llevó a cabo el golpe de Estado en Chile, una acción militar adelantada por las Fuerzas Armadas Chilenas y el apoyo de Estados Unidos para derrocar al presidente socialista Salvador Allende y al gobierno izquierdista de la Unidad Popular.

COMENTARIOS CON FACEBOOK
Compartir