CONSTRUCCIÓN DE LA TRANQUILIDAD, UN CAMINO COMUNAL EN EL BARRIO LA NOHORA EN VILLAVICENCIO

347

En el sector siete del barrio La Nohora, se ha venido llevando a cabo por iniciativa propia, la construcción de una carretera que cubriría las tres lomas con las que cuenta esta comunidad; hasta ahora, se han pavimentado dos sectores, la última se realizará cuando colecten los materiales que les hacen falta.

“El proceso de construcción de la carretera, fue más que todo unión de la comunidad; nos apoyó  en su momento Proyecto Gramalote, que nos ha dado varias ideas. En la comunidad nos la ingeniamos para comprar los materiales; los lideres iban de puerta en puerta para que nos colaboraran con el cemento, con la arena y las mismas personas que colaboraron, salían a trabajar los domingos” le contó a El Cuarto Mosquetero, Olga Pinto, Habitante del sector siete.

Asimismo, cuando realizan las jornadas comunales, reúnen entre todos ingredientes para preparar almuerzo y alimentar a quienes tanto se esfuerzan bajo el rayo del sol. Además, también han contado con el apoyo del sacerdote de la Nohora, quien incluso, en una ocasión donó dos lechonas para que las vendieran o las rifaran, para así recoger fondos para la carretera.

En esta zona ha intentado desde hace varios años, tener un camino bueno para poder transportarse y acceder con mayor facilidad al asentamiento humano. En un principio, usaban maquinaria para remover el terreno, pero no bastaba, pues cada vez que llovía todo se convertía “en un barrial”.

Alejandra Marín, una lideresa de la comunidad que ha participado en este proceso, afirma que “antiguamente, cada mañana los niños y niñas salían bonitos, sus zapatos bien organizados, pero llegaban vueltos nada al colegio”.

La idea fue de don Alirio, un líder del sector quién venía recolectando materiales, para así animar a la comunidad a trabajar en equipo para seguir construyendo un hogar digno para sus hijos.  El proceso en la segunda loma, estuvo a cargo de otra lideresa, Johana Solano, quien explicó que se reunieron “Con apoyo de la comunidad para hacer la segunda loma; y con aportes por parte de las personas que han estado acá pendientes de nosotros. Ahorita pues ya tenemos unas mallas para darle continuidad a la tercer loma, pero no se ha iniciado porque falta organización y faltan materiales” explica, contándonos además que los materiales que están utilizando para esa construcción son: mixto, cemento y mallas.

Esta transformación les ha generado muchos beneficios, a pesar de vivir en zona de alto riesgo. “Ha sido ideal porque han empezado a venir más proyectos, ya que era un sector que tenían muy abandonado y ahora aunque sea ya suben a preguntar ¿Qué necesitan? o fundaciones se animan a dictar cursos como de manipulación de alimentos y cosas así que le sirve mucho a la comunidad” asegura doña Olga, líder de la tercera loma del sector siete de la Nohora.

También ha sido provechoso para las tiendas, porque según aseguran ahora sí suben los proveedores, cosa que antes no sucedía. Todo esto demuestra, que una comunidad que trabaja en equipo puede construir territorio e impulsar cambios en su sociedad, a pesar de no contar con el apoyo institucional.

COMENTARIOS CON FACEBOOK
Compartir